Memòria Repressió Franquista

Memòria Repressió Franquista. Blog d'en Jordi Grau i Gatell d'informació sobre les atrocitats del Franquisme..... "Las voces y las imágenes del pasado se unen con las del presente para impedir el olvido. Pero estas voces e imágenes también sirven para recordar la cobardía de los que nada hicieron cuando se cometieron crímenes atroces, los que permitieron la impunidad de los culpables y los que, ahora, continúan indiferentes ante el desamparo de las víctimas" (Baltasar Garzón).

  • Víctimas del franquismo denuncian la "estrategia" de Vox y avisan: "Seguiremos a pie de fosa".
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 21 septembre 2019 à 08:53

    https://www.eldiario.es/andalucia/Victimas-franquismo-estrategia-Vox-perdonamos_0_943156027.htmlLa extrema derecha aprieta al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos para que asuma el relato ideológico que señala la Memoria y las víctimas del franquismoVox pide a la Junta de Andalucía datos sobre exhumaciones de fosas comunes en la región y de quiénes han solicitado estas intervenciones arqueológicasLos familiares de represaliados por los golpistas denuncian la "estrategia de la ultraderecha neofascista" y exigen seguir investigando las violaciones de Derechos Humanos no resueltas por EspañaJuan Miguel Baquero 17/09/2019 - 14:30hCompartir en FacebookCompartir en TwitterVíctimas del franquismo en el cementerio de Sevilla. | JUAN MIGUEL BAQUEROmás INFOVox pide a la Junta de Andalucía información de quiénes han solicitado la exhumación de víctimas del franquismoEl Plan de Memoria de PP y Ciudadanos en Andalucía: entre la "concordia" y el "corta y pega" del proyecto socialistaAsí masacró el franquismo en Andalucía: diez hitos históricos que nadie puede negarETIQUETAS:Memoria HistóricaAndalucíafosas del franquismoVoxDESMEMORIAVox se esconde tras fosas falsas para criticar la ley de memoria andaluzaVox aprieta con la Memoria Histórica al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos en plena negociación de los presupuestos de 2020. La extrema derecha reclama a la Junta de Andalucía datos sobre quiénes han solicitado la exhumación de víctimas del franquismo. Y las familias de represaliados y las asociaciones responden: "Ni olvidamos ni perdonamos, seguiremos a pie de fosa".Una petición que recuerda a otras de Vox, caso de los trabajadores de la Unidades de Valoración de Violencia de Género para "depurar casos ideológicos". La Consejería de Cultura dice que ofrecerá cifras "de manera genérica". De lo contrario, puede entrar en conflicto con la Ley de Protección de Datos.La petición del partido de extrema derecha llega en mitad de la negociación de los presupuestos autonómicos de 2020. Días atrás, el Gobierno andaluz ya señaló de nuevo las subvenciones públicas en esta materia, aunque la realidad de las asociaciones desmonta estos supuestos ‘chiringuitos’ de Memoria con una "financiación estructural" a cargo del erario público. Eso no sucede, como confirmó la propia consejera de Cultura, Patricia del Pozo, en respuesta a eldiario.es Andalucía.Ahora la extrema derecha señala a los que califica como "buscadores de huesos" y las intervenciones arqueológicas en enterramientos ilegales con víctimas del franquismo en Andalucía. Una región que suma un tercio de los asesinatos golpistas de toda España, con al menos 45.566 personas arrojadas a 708 fosas comunes. La mayor parte de estas personas siguen estando oficialmente desaparecidas.“No pueden parar el avance de la sociedad”"No me parece mal que se pidan estos datos, es un primer pilar para cerrar heridas, conocer, que estos datos sean públicos. Como ocurría con los Anuarios de fosas, por ejemplo", avanza la presidenta de la asociación Nuestra Memoria, Paqui Maqueda.Pero, avisa, "lo que me temo es que estos datos los utilicen en plan fiscalizador y controlador". Que sirven a "esta ultraderecha cavernícola y ultramontana para justificar lo que me temo que vendrá". Como arma para "la derogación de la Ley de Memoria Histórica andaluza y por otra, la creación de la Ley de la Concordia", sostiene."Frente a esto tengo una cosa muy clara que decirle a la gente de Vox", continúa Maqueda. "Los familiares de las víctimas de la represión fascista ni olvidamos ni perdonamos. No pueden parar el avance de la sociedad. Que ellos hagan de las suyas que nosotros seguiremos trabajando a pie de fosa", subraya.Trabajos arqueológicos en la fosa de Monturque (Córdoba). | JUAN MIGUEL BAQUERO"Puede que la intención sea señalar a las víctimas, y no tienen por qué violentar contra las asociaciones", afea a la extrema derecha la portavoz de la Comisión por el Derecho a las Exhumaciones, María Luisa Hernández Portales. "Lo suyo es que las administraciones nos protejan", apunta."Hay gente que no entiende nuestra condición de víctima", señala. A vox, critica, con el franquismo "les pasa como con la violencia machista, que no quieren ver que hay hombres que maltratan y matan a las mujeres".La falsa equidistancia, aliada del franquismo"Lo que Vox propone es una especie de Memoria humanitaria que obvia el origen de la violencia, que no tiene en cuenta el contexto histórico de la dictadura y las graves violaciones de los derechos humanos, que se basa en la equidistancia y que plantea una especie de acción caritativa para devolver de forma privada, doméstica y familiar, no pública, los muertos a sus familiares para que cierren el duelo y si es posible de forma cristiana", resume el exdirector general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía y actual portavoz de la Asamblea Andaluza de Asociaciones Memorialistas, Luis Naranjo.La "estrategia" de la extrema derecha es "poner bajo sospecha, por razones ideológicas, tanto al movimiento feminista de lucha contra la violencia de género como ahora al de Memoria, que desde su punto de vista es condenable porque ataca al franquismo que ellos defienden", prosigue. Un "planteamiento que atenta directamente contra los Derechos Humanos", porque la Memoria "no es una cuestión de izquierdas o derechas".Familiares de víctimas del franquismo ante el Ayuntamiento de Sevilla. | JUAN MIGUEL BAQUEROLa petición de Vox, en todo caso, "no tiene ningún sentido", en palabras de Naranjo. Porque "ignoran" quién "ejecuta las exhumaciones y decide", que es "la propia Junta, como dice la ley". Y porque la cantidad dedicada a abrir fosas "está muy por debajo" del I Plan Andaluz de Memoria."Más que preguntar por quiénes y cuánto se ha gastado en exhumaciones, habría que preguntarse cuántas miles de personas se han muerto ya y los que están en cola sin recuperar los restos de sus familiares", refiere el presidente del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar (Cádiz) y de la Asociación de Represaliados por el Franquismo en la Sauceda y el Marrufo, Andrés Rebolledo."Esta es la verdadera injusticia e impunidad de un país que se vanagloria de ser de primera teniendo una lacra y una mochila tan cargada" en materia de Derechos Humanos, asevera. "Todo lo demás es estrategia de la ultraderecha neofascista que campa a sus anchas sin que haya mecanismos democráticos y legales de freno", manifiesta.Sin condena a la dictadura franquistaLa pregunta registrada por el grupo de Vox en el Parlamento de Andalucía, que el partido de extrema derecha ha difundido en una nota recogida por Europa Press, demanda respuestas al Ejecutivo andaluz encabezado por Juan Manuel Moreno Bonilla en torno al señalamiento ideológico de la Memoria Histórica y las víctimas del franquismo.Lápida en un cementerio sevillano de una víctima de la violencia izquierdista en la guerra civil. | JUAN MIGUEL BAQUEROAsí, los de Abascal reclaman información sobre "solicitudes de identificación y/o exhumación de víctimas" recibidas desde la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica de Andalucía. Requieren saber, también, cuántos procesos de exhumación se han llevado a cabo en suelo andaluz y cuántas de estas peticiones han sido formuladas por particulares o entidades y asociaciones de diferente índole."Se pueden dar cifras, y de hecho se han dado, de manera genérica, sin decir quiénes hacen las solicitudes, sobre todo si son particulares, por supuesto", responden desde la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, con competencias en materia de memoria histórica. Las fuentes consultadas por este medio no aclaran por el momento si podrían especificarle a Vox si se trata de familias o entidades las solicitantes.La extrema derecha, que sustenta el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, aprieta para que el Parlamento y el Ejecutivo regional asuman una narrativa concreta. Un franquismo sociológico que confirmó el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, al solicitar la derogación de la Ley de Memoria Histórica nacional y no condenar "ni la guerra civil ni el franquismo" porque eso es "materia para los historiadores", ha dicho. […]

  • Los crímenes del cabo Vadillo y el falangista Zamacola, al descubierto: relato vivo en las fosas de Benamahoma.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 21 septembre 2019 à 08:51

    https://www.eldiario.es/andalucia/cadiz/Termina-exhumacion-franquismo-Benamahoma-adolescente_0_942455937.htmlMemoria históricaTermina la exhumación de víctimas del franquismo en Benamahoma con la mayor cifra de restos óseos recuperados en zona ruralLa intervención arqueológica en el antiguo cementerio de Benamahoma (Grazalema, Cádiz) culmina con 67 personas recuperadas en 19 fosasLos trabajos han sido financiados por la Diputación de Cádiz, ante la parálisis de la Junta de Andalucía en materia de Memoria HistóricaJuan Miguel Baquero  - Benamahoma (Grazalema, Cádiz)16/09/2019 - 22:35hCompartir en FacebookCompartir en TwitterLa exhumación en Benamahoma saca a la luz los restos de 67 personas. | DIPUTACIÓN DE CÁDIZmás INFOAsí masacró el franquismo en Andalucía: diez hitos históricos que nadie puede negarETIQUETAS:Memoria históricaAndalucíaCádizfosas del franquismoMEMORIALa fosa de Benamahoma: la crónica genocida de los falangistas 'Leones de Rota'19 fosas comunes y 67 personas, con tres mujeres y varios sujetos preadultos, uno de 16 años. Son las cifras que presenta la intervención arqueológica desarrollada en el antiguo cementerio de Benamahoma (Grazalema, Cádiz) y que culmina con la excavación con más víctimas del franquismo exhumadas hasta ahora en zona rural de Andalucía.El volumen de restos óseos localizados confirma las tesis que apuntaban testimonios orales e investigaciones históricas: la pequeña aldea fue, tras el golpe de Estado que provocó la guerra civil española, un lugar de ejecución donde fueron asesinados vecinos de Benamahoma y de poblaciones cercanas como Villamartín, El Bosque o Prado del Rey.Este epicentro de la represión fascista en la sierra gaditana confirma de nuevo la pedagogía del terror aplicada en el genocidio fundacional de la dictadura de Francisco Franco. Andalucía es la región más castigada por estas matanzas golpistas, con un tercio de las víctimas de toda España.La comunidad andaluza suma al menos 45.566 asesinados por los franquistas y arrojados a 708 fosas y cunetas, según el Mapa de Fosas oficial. Andalucía, por sí sola, supera de este modo los números de sangrientas dictaduras como la de Jorge Rafael Videla en Argentina o Augusto Pinochet en Chile.Pero por el momento el nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos en la Junta de Andalucía no ha activado la apertura de nuevos procesos arqueológicos para rescatar a personas ejecutadas por el franquismo.Víctimas del franquismo en la fosa de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERODiputación de Cádiz, a pie de fosaEl equipo científico, contratado por la Diputación de Cádiz, ha culminado la tercera campaña de trabajo. La primera fase transcurrió de octubre de 2017 a febrero de 2018 y la segunda de junio a octubre del pasado año. Las dos primeras intervenciones sumaron 57 víctimas recuperadas de 16 fosas, completadas ahora con otros diez represaliados en tres nuevos enterramientos ilegales.Los datos han sido comunicados a pie de fosa por la responsable de la delegación de Desarrollo Democrático de la Diputación, Lucía Trujillo (PSOE). El organismo provincial confirma que, ante la parálisis actual de la Junta de Andalucía, seguirá financiando estos trabajos de campo "con el objetivo de lograr la justicia que reclaman las familias de las víctimas y las entidades memorialistas".En la misma línea se ha expresado el alcalde de Grazalema, Carlos García Ramírez (PSOE), que también ha visitado el viejo cementerio de Benamahoma, reconvertido en Parque de la Memoria. Tanto el Ayuntamiento como la Diputación tienden la mano "a todo aquel que busque a sus parientes y quiera cotejar su ADN con el de las víctimas", subraya.Los huesos recuperados corresponden a unos 60 hombres, entre los que predomina la franja de edad entre 30 y 45 años. Además, se han recuperado los restos óseos de un adolescente de unos 16 años y de otros cinco individuos que apenas superan la veintena. También hay tres mujeres, mientras el análisis de uno de los esqueletos determinará el sexo que aún se desconoce. Gran parte de las víctimas presentan pruebas de muerte violenta, como fracturas perimortem y orificios de bala, como confirma a eldiario.es Andalucía el equipo científico dirigido por el arqueólogo Jesús Román y el antropólogo forense Juan Manuel Guijo.Trabajo arqueológico en las fosas comunes de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUEROLa crónica genocida de los falangistasEl propio alcalde de Grazalema ha recordado junto a la fosa todavía abierta "las vivencias de vecinos que rememoraban el trágico final de sus familiares". Una crónica genocida que firmaron un grupo de falangistas conocidos como Leones de Rota, entre agosto y septiembre de 1936.Pero en el pequeño pueblo gaditano no hubo guerra civil. Ni en la comarca, más allá de algunos conatos de resistencia. La fácil conquista del suroeste de España, clave en la postrera victoria fascista en la guerra civil, no evita que los golpistas pongan en marcha la estrategia de aniquilación del adversario social y político.El propio régimen de Franco certifica por escrito aquel relato del terror ejecutado en Benamahoma. La matanza está recogida en el Procedimiento Sumarísimo Nº 1098 de 1940 incoado al cabo de la Guardia Civil Juan Vadillo. Lo cuenta Francisco Espinosa Maestre en uno de los capítulos del libro La Justicia de Queipo.Vadillo es el máximo responsable de la carnicería y, tras varias denuncias anónimas, queda acusado de esos crímenes y condenado a 17 años de cárcel. Aunque el criminal solo responde ante la justicia franquista por un crimen: la violación y el asesinato de una mujer. El resto de las muertes quedan impunes y justificadas por la aplicación del Bando de Guerra, según consta en la sentencia.Pero el cabo no es un lobo solitario. Tiene el animoso soporte de la centuria falangista Leones de Rota, liderados por Fernando Zamacola Abrisqueta. De sus terroríficas hazañas dan fe los propios criminales en la causa: "Asesinatos perpetrados por él mismo en personas menores de edad o de reconocida buena ideología, varios de ellos en personas del bello sexo con el exclusivo fin de violación por parte del citado Juan Vadillo Cano, y sobre saqueos e incautaciones verificados con el solo objeto de lucro"."Ejecuciones y asesinatos, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, saqueos, violaciones, amenazas, coacciones, torturas...", narra el arqueólogo Jesús Román. La memoria oral repite uno de estos crímenes: los falangistas ejecutan a una mujer "recién parida", que yace tirada a los pies de la iglesia junto a un grupo de asesinados. Pero está viva. Acaba arrastrándose calle abajo y los fascistas, avisados, siguen el rastro rojizo dibujado en el suelo hasta rematar a la mujer agonizante.Es la historia que todos repiten en el pueblo. Aunque otros retuercen el caso. "El sepulturero la encuentra y la remata dándole con la pala en la cabeza". Cuentan "que la sangre se mezclaba con la leche" de aquella mujer "recién parida". Es la retahíla que traza las secuelas del terror. De la barbarie silenciada que el equipo arqueológico, con un proyecto de la Diputación de Cádiz, ha sacado del olvido recuperando los huesos de 67 víctimas del franquismo en 19 fosas comunes del antiguo cementerio de Benamahoma. […]

  • Nerva recupera los cuerpos de 23 represaliados por el franquismo
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 16:12

    https://huelvaya.es/2019/09/16/nerva-recupera-los-cuerpos-de-23-represaliados-por-el-franquismo/ 016 SEPTIEMBRE 2019NERVA, PROVINCIA, SIERRA-CUENCA, SOCIEDADEl esfuerzo de la Diputación de Huelva y del Ayuntamiento de Nerva ha permitido la recuperación de más de veinte cuerpos en las fosas comunes de Nerva. Según las conclusiones del informe, elaborado por la empresa Aratispi Patrimonio SL, que está llevando a cabo los trabajos de exhumación, y dirigidos por el arqueólogo forense Andrés Fernández, los cuerpos recuperados pertenecen a periodos distintos y arrojados allí sin ningún tipo de miramiento.La Diputación se comprometió ha financiar los trabajos de exhumación al no haber sacado aún la Junta de Andalucía una nueva licitación de los trabajos ante petición de los familiares de las víctimas de este municipio que fueron trasladados, fusilados y enterrados en el cementerio de Nerva, víctimas de la dictadura franquista.En total se han recuperado 23 cuerpos, la mayoría hombres mayores de 21 años, en una zona delimitada de 6 por 2 metros. Según las conclusiones, se puede confirmar que debajo de los cuerpos recuperados, se encuentran otros individuos. Lo que indica que se abrió una zanja, sin poder determinar las dimensiones según la longitud, y allí fueron arrojadas diversas víctimas. Por lo tanto, los cuerpos exhumados, obviamente corresponden a fechas posteriores respecto a los niveles que se encuentran en cotas más bajas.Todo esto indica que la fosa del cementerio de Nerva, donde se lanzaban los cuerpos de las víctimas, al parecer, permaneció abierta durante meses y fue utilizada en diferentes fechas de fusilamientos.Las conclusiones de los primeros trabajos de indagación, localización y delimitación desarrollados en las fosas comunes del cementerio de Nerva indicaron que en la fosas hay al menos 221 víctimas del franquismo, aunque la cantidad real de cuerpos puede verse aumentada debido a las ejecuciones que no fueron registradas en documentos.Esa era una de las conclusiones de aquella actuación, que también dio como resultado, una vez evaluados los restos óseos detectados, que era posible llevar a cabo una exhumación individual y ordenada de los cuerpos, según el propio director del proyecto. Y ello pese a que el PH del terreno no es el más adecuado para la conservación de los restos.Los trabajos realizados durante varios meses confirmaron restos de cuerpos arrojados en enterramientos colectivos y fracturas por impacto de proyectiles propios de la época, al tiempo que se confirmó la tesis de que el conjunto de la Cuenca Minera pudo contar con unas 1.500 víctimas de la represión franquista.Los trabajos fueron realizados por un equipo multidisciplinar de dilatada y acreditada experiencia profesional y se desarrollaron entre octubre de 2017 y febrero de 2018 con una estrecha coordinación entre administraciones y la Coordinadora Cuenca Minera de Riotinto para la Recuperación de la Memoria.La intención, tanto de la Diputación de Huelva como del ayuntamiento de Nerva, es seguir trabajando en la siguiente fase del proceso y recuperar el mayor número de cuerpos posibles. […]

  • La memoria del campo de concentración franquista de La Magdalena revive en Santander.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 16:07

    https://www.eldiario.es/norte/cantabria/cultura/Trescientos-personas-Magdalena-concentracionario-franquismo_0_941756057.htmlUn grupo de voluntarios recrea una imagen tomada hace 80 años en un lugar emblemático que acogió uno de los pasajes más oscuros y trágicos de la ciudadEl campo de concentración de La Magdalena estuvo operativo desde 1937 a 1939, desde la toma de la capital por las tropas franquistas hasta el final de la guerraEste acto de recuerdo y protesta contra los totalitarismos abre La Surada Poética 2019, que denuncia "la xenofobia, el machismo y los discursos antidemocráticos"Javier Fernández Rubio 13/09/2019 - 20:58hCompartir en FacebookCompartir en TwitterLos voluntarios que han recreado la imagen de 1938 guardaron un minuto de silencio. | ESTEBAN COBOmás INFOCampos de concentración en la Guerra Civil: expiando concienciasETIQUETAS:La Surada PoéticaSantanderLa MagdalenaCampo de concentraciónFranquismoMemoria históricaLa Magdalena y sus instalaciones volvieron esta tarde 80 años atrás en el tiempo para rememorar uno de los pasajes más oscuros, por desconocido y por trágico, de la historia de Santander. Durante media hora, las Caballerizas del Palacio volvieron a convertirse en un campo de concentración, con sus presos, sus formaciones, sus camisolas blancas, pero sin la tragedia que marcó durante tres años la vida de los que entonces fueron sus ocupantes.Cerca de trescientos voluntarios simbolizaron este recuerdo mediante la recreación de una de las imágenes que ha sobrevivido al telón con que se cubrió la existencia de campos de concentración en la capital cántabra. No solo el que se ubicó en la península de La Magdalena, que era permanente como lo fue el del Seminario de Corbán o el de las Oblatas, en donde eran recluidas las mujeres, sino en los antiguos Campos de Sport o en la Plaza de Toros.Los voluntarios formaron en filas vestidos con prendas superiores blancas simulando la imagen histórica de los presos formados mientras oían misa con el fondo de la torre del reloj del edificio de Caballerizas. La preparación del evento ha durado media hora y una única fotografía fue el resultado, un registro que queda para la posterioridad y que pretende ser el recordatorio de lo que pasó en un lugar donde no hay siquiera una placa que lo mencione y que actualmente es uno de los lugares más emblemáticos y más turísticos de la ciudad.Aunque la música y la poesía casen mal con el universo de un campo de concentración, este viernes la reconstrucción ha estado ambientada con la música de Crystalmoors y los versos de Voces Prestadas, que pusieron el marco reivindicativo a un acto que fue concebido como una protesta contra el olvido y los totalitarismos.Se han leído poemas de los años 30 y 40 de Ángela Figuera Aymerich, Pedro Garfias, Jauma Anglada (preso él en el campo, en donde escribió el poemario 'Es el hambre'), María Enciso y Miguel Labordeta, con las voces de Carmen Alciturri, Carlos Peguero, Marina Molada Miró, Beatriz Gándara y Martín Antolínez, respectivamente. Por unos momentos, La Magdalena ha dejado de ser un escenario académico y lúdico para convertirse en un foro reivindicativo. Del desfile habitual de políticos y turistas, al desfile de presos.Imagen del campo de concentración franquista de La Magdalena, en Santander. | DESMEMORIADOS"Nunca se ha hecho en España una recreación, una imagen como esta", ha subrayado Paco Gómez Nadal, artífice de esta iniciativa, junto con el colectivo de La Vorágine y buen número de voluntarios. También entre bambalinas estaba la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), la 'anfitriona' que que ha colaborado en la organización del evento y ha cedido sus instalaciones en este cierre de los Cursos de Verano, y la Fundación Santander Creativa, vinculada al Ayuntamiento de la capital.El campo de concentración de La Magdalena estuvo operativo desde 1937 a 1939, es decir, desde la toma de la capital por las tropas franquistas hasta el fin de la guerra. No fue un campo más. Aparte de su carácter permanente tuvo un carácter referencial, ya que fue uno de los primeros y sirvió de modelo a muchos otros.Como en otros puntos del país, el aluvión de presos que produjo la represión franquista hizo que se echara mano de cualquier recinto de grandes dimensiones. El caso de La Magdalena también es prototípico. Con una capacidad para 600 presos, llegó a tener hasta 1.600 prisioneros al mismo tiempo, los cuales hacían trabajos forzados en la ciudad.La Surada Poética 2019La recreación fotográfica del primer campo de concentración franquista es el primer acto de la sexta edición de La Surada Poética, impulsada por La Vorágine y con el patrocinio de la Fundación Santander Creativa. Como preámbulo, la performance colectiva "de la memoria: justicia poética" ha tenido lugar este viernes durante aproximadamente media hora y ha contado con la participación de cerca de 300 personas."Nos parece importante que haya un colectivo público que recuerde lo que aquí sucedió", ha señalado Gómez Nadal, quien ha lamentado en declaraciones a eldiario.es que "no hay una sola referencia a que este fue el primer campo de concentración del franquismo".Los promotores de la iniciativa consideran que el momento de esta apelación antitotalitaria es oportuno en un contexto de polarización de la sociedad. "Hemos querido empezar así este evento ante la situación que estamos viendo en el país de polarización política, de regreso de ideas totalitarias que pensábamos que estaban totalmente descartadas y que vuelven otra vez", ha explicado el coordinador de La Surada Poética. Gómez Nadal ha defendido precisamente el papel de la cultura como reactivo ante la xenofobia, el machismo y los discursos antidemocráticos: "El mundo cultural no puede quedarse observando cómo se dicen algunas burradas en este momento", ha concluido. […]

  • Dos víctimas del franquismo buscan justicia en Buenos Aires. Las españolas Kutxi Echegoyen y Paqui Maqueda, de la “querella argentina”.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 16:02

    https://www.pagina12.com.ar/218218-dos-victimas-del-franquismo-buscan-justicia-en-buenos-airesEL MUNDO14 de septiembre de 2019Las españolas Kutxi Echegoyen y Paqui Maqueda, de la  “querella argentina” En 2010 comenzó el proceso abierto por la jueza Servini de Cubría contra los responsables de los crímenes durante el régimen franquista.Por Oscar RanzaniKutxi Echegoyen (izq.) y Paqui Maqueda son dos mujeres españolas que viajaron esta semana a la Argentina a acompañar la presentación del documental "El silencio de otros". Imagen: Sandra CartassoPor Oscar RanzaniKutxi Echegoyen y Paqui Maqueda son dos mujeres españolas que viajaron esta semana a la Argentina a acompañar la presentación del documental El silencio de otros, de Almudena Carracedo y Robert Bahar (actualmente en cartel en Buenos Aires). El film pone bajo la lupa los crímenes de la dictadura de Francisco Franco en España y explica el recorrido de búsqueda de justicia de los familiares de las víctimas a través de la denominada “querella argentina”, una opción que construyeron junto a otras víctimas y con paciencia para intentar que los crímenes que padecieron sean juzgados. Pero ambas también vinieron una vez más al país que les permitió tener un hilo de esperanza en la reparación de la memoria histórica ya que forman parte del grupo que integra la querella argentina.LEER MÁSValdés, un mentiroso disfrazado de policía | Bullrich removió de su cargo al jefe de la Federal de Santa FeLEER MÁSPara fiscal no fue femicidio | Acusado de matar de un tiro a su parejaEn octubre de 2008, el entonces juez Baltasar Garzón buscó investigar las desapariciones de las víctimas del franquismo, aunque luego por diversas presiones fue apartado de la causa. En España, la Ley de Amnistía sancionada el 15 de octubre de 1977 sacó de la cárcel a los presos políticos de la dictadura, pero a la vez perdonó a los funcionarios y policías que cometieron delitos gravísimos en su país durante el régimen de Francisco Franco. Sin embargo, según la jurisdicción internacional, los crímenes considerados de lesa humanidad no pueden ser amnistiados por una ley local o nacional. Fue así como en 2010 comenzó el proceso abierto en nuestro país por la jueza María Romilda Servini de Cubría contra los responsables de los crímenes durante el régimen franquista en España, donde miles de personas permanecen desaparecidas. La causa abarca varios delitos tipificados en el Código Penal (desde el asesinato hasta la desaparición forzada de personas, también torturas y trabajos forzados) y fija el período comprendido entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977. Esta última es la fecha de las primeras elecciones libres tras la muerte del dictador.Echegoyen integra la Comuna Presos y Presas del Franquismo, una asociación de ex detenidos que sufrieron torturas en la última época de un régimen que duró cuatro décadas. “A partir de la apertura de la querella en la Argentina, a través de Darío Rivas e Inés García Holgado, que fueron los dos primeros querellantes, nosotros decidimos también presentarnos. No lo hicimos sólo porque se nos ocurriera sino también a través de Carlos Slepoy”, cuenta Echegoyen y menciona al recordado abogado argentino que jugó un rol clave para que las denuncias llegaran a buen puerto. “Nos juntamos personas de distintas organizaciones políticas que habíamos sido torturadas en la época de la dictadura por Antonio González Pacheco, alias ‘Billy El Niño’, que está en la querella que hemos presentado (antiguo miembro de la policía franquista, inspector del Cuerpo Superior de Policía)”, relata Echegoyen. Esta mujer fue torturada en octubre de 1974 en la Dirección General de Seguridad y luego estuvo dos meses detenida. “A mí me agarraron en mi casa, allí me golpearon, yo en ese momento estaba sola. De ahí, me llevaron a la Dirección General de Seguridad en Madrid, donde está actualmente la Puerta del Sol y el edificio es actualmente la Comunidad de Madrid. Antes era el edificio donde la policía política torturaba a la gente. Ese día fueron detenidas ocho personas en distintos sitios. Las mujeres fuimos a la cárcel de Yeserías y nos acusaban de pertenecer a la Liga Comunista Revolucionaria. Y los cuatro hombres fueron a la cárcel de Carabanchel”, explica Echegoyen.“El caso de mi familia es de la primera parte de la Guerra Civil”, recuerda Paqui Maqueda. Su bisabuelo fue fusilado, desaparecido, enterrado -se supone- en una fosa común, “pero no sabemos dónde”, afirma Maqueda. En 1936, su bisabuelo defendió el pueblo de Carmona, en Sevilla, junto con sus tres hijos. Cuando dos de sus hijos escaparon, a él lo atraparon y, en determinado momento la familia ya no supo más nada “porque pertenece al silencio que el Estado ha mantenido con las víctimas”, denuncia Maqueda. “Tres hijos de él sufrieron la cárcel. A uno lo asesinaron con siete tiros por la espalda cuando finalizó la Guerra Civil y otro estuvo en campos de concentración ya que fue un preso esclavo del franquismo. Era de los presos que construían empresas hidráulicas y carreteras. Al más pequeño lo llamaban ‘El Hijo del Matao’, porque habían matado a su padre. Lo obligaron a alistarse a las tropas fascistas. Y en una batalla, a los 17 años, se pasó a las tropas republicanas y cuando terminó la guerra sufrió prisión y campos de concentración. El sobrevivió y yo tuve la oportunidad de conocerlo”, relata Maqueda, un tanto emocionada. Otra de las patas de la represión franquista fue el emporio económico. “Nuestra casa familiar fue robada. Yo se la he pedido al Estado pero al día de hoy no la ha devuelto. Después, en 1963 a mi madre le quitaron a su primer hijo en un hospital público. Yo busco a mi hermano también porque es un bebé robado”, cuenta Maqueda, cuyo caso pertenece a la primera parte represiva de la Guerra Civil, mientras que el de Echegoyen es cercano a la etapa de la transición. -Desde que la Justicia argentina aceptó el caso en 2010, ¿el gobierno español de entonces comenzó a dificultar la evolución de la investigación?Paqui Maqueda:-Empezó ahí porque el gobierno del Partido Popular no ha reconocido ni siquiera nuestra condición de víctimas de violaciones de los derechos humanos. Hubo dos hechos donde dejaron claro el obstruccionismo y el impedimento que el Estado en sí (no solo los gobiernos) mantiene con las víctimas y en concreto con la querella argentina. La jueza estableció una videoconferencia para evitar que tuviéramos que cruzar el Atlántico. Teníamos que ir a la Embajada Argentina en Madrid. Hubo una circular de la Fiscalía General del Estado que impidió a todos los jueces del Estado que se hicieran esas videoconferencias. Por lo tanto, no se pudo hacer. Otra fue una decisión del Consejo de Ministros, donde se impidieron los exhortos de las imputaciones de la jueza Servini de Cubría para que se detuviera y para que se esclarecieran las responsabilidades de veinte imputados que fueron señalados en la querella argentina. O sea, tanto la circular de la Fiscalía del Estado como la resolución del Consejo de Ministros siguen hoy vigentes y ya no está el Partido Popular.-¿Por qué si los crímenes de lesa humanidad no prescriben España se amparó en la Ley de Amnistía?-Kutxi Echegoyen:-Porque a la Ley de Amnistía no la quieren modificar ni hacerle nada. La Ley de Amnistía es lo básico para haber montado -como lo hicieron-el Régimen del 78. O sea lo que nos mantiene todavía en esta especie de “democracia”, entre comillas, porque el Régimen del 78 ha venido a llenar las instituciones con gran parte de los que ya en la dictadura estaban en ellas.-¿Por qué hasta los partidos del ala supuestamente más progresista, como el PSOE, se negaron a derogar la Ley de Amnistía?P.M.:-Es una muy buena pregunta para que se la hagas al presidente Pedro Sánchez y a la vicepresidenta, Carmen Calvo. Es una buena pregunta para que la respondan ellos mismos porque son los que se han negado. Incluso, a través de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina, se ha establecido en el Parlamento Español una iniciativa para modificar uno de los puntos de la Ley de Amnistía y que contemple que se puedan enjuiciar los crímenes del franquismo. Se han opuesto.-O sea que ni siquiera ustedes están reclamando que se derogue.P.M.:-No, porque sólo puede derogarla el Parlamento. Nosotros tenemos una iniciativa para que se haga una modificación por el tema de los crímenes. El PSOE votó en contra.-¿En todos estos años se fueron sumando víctimas a la querella argentina?P.M.:-Son alrededor de 500 querellas que representan a unas 9 mil víctimas porque las querellas son múltiples.-¿Cuántos imputados hay en la querella?P.M.:-Oficialmente la jueza ha imputado a 20 personas, cinco de ellas ya fallecidas. Lo que pasa es que son muy mayores.-¿Cuál es la percepción social sobre las responsabilidades penales de las violaciones a los derechos humanos en la dictadura franquista? ¿España está muy dividida en torno de este tema?K.E.:-No tanto, se va avanzando. Es verdad que como la dictadura duró 40 años, costó empezar a hablar, incluso a nosotros las víctimas, de toda aquella situación. Pero se ha avanzado al punto de que nuestra problemática está en la agenda política, cosa que hace ocho o nueve años era impensable.-Para ustedes, ¿Argentina es un faro en cuanto a la justicia contra los represores?P.M.:-Por supuesto. Nosotros vinimos por tres cosas. Una, para acompañar el estreno de la película. La segunda: dar gracias al pueblo argentino por el apoyo y el amor que nos han dado desde que en 2010 se abrió aquí la causa. Paseamos con las Madres de Plaza de Mayo, hablamos en la Ronda. Hay un apoyo y un amor tremendo. Y la tercera es para mirarnos en el espejo que simboliza Argentina en la lucha contra la impunidad y las políticas públicas de memoria estatales que están ausentes en nuestro país. En España hay memoria, pero es a nivel autonómico o municipal. Cuando llega un Partido político que no comulga con los derechos humanos, lo cambia. Y eso aquí no se puede hacer. Eso es lo que no tenemos.LEER MÁSNavila: la fiscalía confirma como prueba los videos | Las imágenes de la moto habían sido puestas en duda por familiares de la adolescente-¿No es contradictorio que el Tribunal Supremo Español que juzgó y condenó al genocida argentino Adolfo Scilingo señale que los crímenes del franquismo no pueden ser investigados por la Justicia española?K.E:-Efectivamente.P.M.:-Te doy un ejemplo. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha viajado a Francia donde se le ha hecho un homenaje a La Nueve, que fue un grupo militar constituido por españoles que liberó París. Ahora, ha ido a Chile a homenajear al Winnipeg, el barco en el que Pablo Neruda rescató del franquismo a 2200 republicanos españoles para que esos exiliados pudieran hacer su vida en Chile y salvarse. A esta mujer, cuando sale de España, ya la querríamos dentro de España. Querríamos que estos homenajes que hace, en donde dice que los españoles “fueron los grandes luchadores por la libertad”, se tradujeran en una política pública de su Partido y que cuando gobernara la hiciera efectiva. Pero no lo hace.-¿Cómo observan el hecho de que la Justicia argentina decidió ampliar la investigación a los actos represivos cometidos por el franquismo contra las mujeres, lo que incluye casos de agresión sexual, abortos forzados y robos de niños?P.M.:-Es una maravillosa iniciativa. Bienvenidas todas las iniciativas que la jueza tenga para amparar a las víctimas mujeres que sufrieron violencia de género porque es otro tipo de violencia. La violencia del franquismo hacia las mujeres fue muy distinta cualitativamente: no violaban a los hombres, no rapaban a los hombres. Fue una violencia muy distinta cuantitativamente también. Por lo tanto, hay que reconocer esa violencia de género y poner las medidas reparadoras que sean necesarias. &nbs […]

  • Salen a la luz los cuerpos de 67 fusilados por el franquismo en el antiguo cementerio de Benamahoma.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 15:58

    https://www.lavozdelsur.es/salen-a-la-luz-los-cuerpos-de-67-fusilados-por-el-franquismo-en-el-antiguo-cementerio-de-benamahoma/La Diputación de Cádiz contrata a un equipo científico para exhumar las fosas localizadas en la localidad gaditana, donde fueron represaliados vecinos de Villamartín, El Bosque o Prado del Rey. LAVOZDELSUR.ES   12 DE SEPTIEMBRE, 2019 2 MINUTOS EN LEER Dos de los cuerpos encontrados en el antiguo cementerio de Benamahoma. FOTO: DIPUTACIÓN DE CÁDIZ CompartirFacebookTwitterGoogle+LinkedInStumbleUponEl equipo científico contratado por la Diputación de Cádiz para exhumar las fosas localizadas en el antiguo cementerio de Benamahoma ultima la recuperación de los restos de personas represaliadas. Emprenden, en concreto, la tercera campaña de una intervención que comenzó hace casi dos años: la primera fase se desarrolló de octubre de 2017 a febrero de 2018 y la segunda se llevó a cabo de junio a octubre de 2018. Al término de las dos primeras etapas se lograron recuperar los restos de 57 personas, diseminados en 16 fosas. Ahora, apuran el final de la intervención con el hallazgo de otras tres fosas que suman otras diez personas sepultadas. En total: 67 personas, en 19 fosas.Esos datos han sido conocidos por la responsable de la delegación de Desarrollo Democrático de Diputación, Lucía Trujillo y por el alcalde de Grazalema, Carlos García Ramírez, que han visitado el antiguo cementerio de Benamahoma, ya reconvertido en Parque de la Memoria. Lucía Trujillo ha reiterado que Diputación seguirá financiando estas intervenciones “con el objetivo de lograr la justicia que reclaman las familias de las víctimas y las entidades memorialistas”. El alcalde de Grazalema ha recordado las vivencias de vecinos que rememoraban el trágico final de sus familiares, y ha indicado que Ayuntamiento y Diputación están a disposición de todo aquel que busque a sus parientes y quiera cotejar su ADN con el de las víctimas.Lucía Trujillo, delegada de Desarrollo Democrático de Diputación, con Carlos García, alcalde de Grazalema, en el antiguo cementerio de Benamahoma. FOTO: DIPUTACIÓN DE CÁDIZLa mayoría de las osamentas recuperadas son de hombres (al menos 60), predominando la franja de edad entre 30 y 45 años; se han recuperado los restos de un adolescente, de unos 16 años, y de otros cinco individuos que apenas superan la veintena. Se ha confirmado la aparición de los restos de tres mujeres, mientras que de uno de los esqueletos aún no se ha podido determinar el sexo. En gran parte de los huesos se aprecian lesiones perimortem —prueba de la violencia ejercida contra las víctimas en los momentos previos a su ejecución— así como orificios de bala.La magnitud del hallazgo confirma la tesis apuntada por testimonios orales e indagaciones históricas: Benamahoma fue, tras la sublevación militar que provocó la Guerra Civil española, un lugar de ejecución en el que fueron asesinados no sólo vecinos de la antigua aldea sino también habitantes de poblaciones cercanas como Villamartín, El Bosque o Prado del Rey.En agosto de 1936, Benamahoma ya estaba bajo el control de los sublevados. Se estima que más de medio centenar de personas fueron fusiladas en el cementerio o junto a la tapia que delimita la iglesia parroquial y la plaza de toros. La barbarie desatada en Las Huertas —tal como era conocida Benamahoma— provocó incluso que el cabo Juan Vadillo, comandante del destacamento de la Guardia Civil establecido en la aldea, fuera expulsado del cuerpo como consecuencia del procedimiento sumarísimo 1098 del año 1940.Vadillo fue declarado culpable de 17 asesinatos, si bien la pena no fue más severa al enmarcarse los crímenes en la aplicación de los bandos de guerra. En las diligencias de este proceso también quedó constancia de la comisión de delitos por parte de los denominados Leones de Rota, centuria falangista liderada por Fernando Zamacola. […]

  • Buscan a cuatro fusilados por el franquismo en una fosa común de Alcañiz.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 15:55

    https://www.lacomarca.net/buscan-a-cuatro-fusilados-por-el-franquismo-en-una-fosa-comun-de-alcaniz/Pozos de Caudé busca a cuatro vecinos de Foz Calanda reclamados por sus familiaresLA COMARCA4ACTUALIDADBAJO ARAGÓN11 09 2019La Asociación Pozos de Caudé ha iniciado este miércoles los trabajos de exhumación de la fosa común número VII del Cementerio Municipal de Alcañiz, para tratar de identificar, con las pertinentes pruebas de ADN, los restos de cuatro vecinos de Foz Calanda reclamados por sus familiares al amparo de las vigentes leyes de Memoria Histórica y Memoria Democrática según ha indicado el Consistorio en nota de prensa.Según los albaranes del cementerio alcañizano, los nombres de dos de los buscados figuran como fusilados y enterrados en la capital bajoaragonesa el 15 de noviembre de 1939, durante la represión que llevó a cabo el bando franquista vencedor de la Guerra Civil una vez finalizada la contienda.Tras la preceptiva solicitud de los familiares de los fozcalandinos, Pozos de Caudé solicitó y obtuvo los permisos legales necesarios para buscar los restos de los cuatro desaparecidos en el osario común del Cementerio de Alcañiz donde podrían hallarse a tenor de diversas pruebas documentales que las catas deberán confirmar.Este miércoles han participado en las exhumaciones miembros de la Asociación con su presidente, Francisco Sánchez, al frente, además de arqueólogos, técnicos y voluntarios de la entidad y personal y maquinaria de la Brigada Municipal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Alcañiz.También ha acudido a conocer los trabajos la concejala delegada del Cementerio alcañizano, Susana Mene, quien ha indicado que “el Ayuntamiento es muy sensible con este tema, han pasado muchos años y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para facilitar que puedan ser enterradas dignamente todas las personas desaparecidas de la Guerra Civil y represión franquista que puedan estar en fosas comunes de nuestro cementerio”.Además de otras colaboraciones, Mene ha recogido la solicitud que le ha expresado esta mañana Francisco Sánchez para que todas las personas que crean que pueden tener a familiares enterrados en la fosa común VII del Cementerio Municipal de Alcañiz se pongan en contacto con el Ayuntamiento, quien les redirigirá a la Asociación Pozos de Caudé. La concejal ha relatado que, según la asociación, “es casi seguro que haya decenas de personas del Bajo Aragón histórico enterradas en la fosa común número siete que podrían haber sido fusiladas en el cementerio de Alcañiz”. […]

  • [Entrevista] Francisco Espinosa Maestre: “La represión franquista ha sido blanqueada desde su origen”.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 15:53

    https://kaosenlared.net/entrevista-francisco-espinosa-maestre-la-represion-franquista-ha-sido-blanqueada-desde-su-origen/Por Enric LlopisCreo que puede hablarse de genocidio por causas políticas. También de desaparecidos y de crímenes contra la humanidad. Franco, su golpe y su dictadura constituyeron sin duda un referente para los dictadores del Cono Sur, que lo admiraban…“Profundizar en el estudio de la represión equivale a preguntarse una y otra vez cómo la oligarquía se preparó y preparó a sus adictos para la terrible matanza a la que se entregaron con dedicación total a partir del 18 de julio”, afirma el historiador Francisco Espinosa Maestre en la parte final de La justicia de Queipo (2000). En el libro abordaba la violencia y el terror fascista en las provincias de Sevilla, Huelva, Cádiz, Córdoba y Badajoz; el autor trabajó principalmente sobre los documentos del antiguo Archivo de la Auditoría de Guerra de la II Región Militar, lo que supuso una “auténtica bajada a los infiernos”.Francisco Espinosa Maestre (Villafranca de los Barros, Badajoz, 1954) es autor de más de una decena de libros (en solitario) sobre la Segunda República, la guerra de 1936 y la represión franquista, entre otros La primavera del Frente Popular. Los campesinos de Badajoz y el origen de la guerra civil (Crítica, 2007) y Lucha de historias, lucha de memorias. España, 2002-2015 (Aconcagua, 2015). Fue asimismo, entre 2005 y 2010, director científico del proyecto Todos los Nombres, base de datos promovida por el sindicato CGT y la asociación Nuestra Memoria, que informa sobre los represaliados por el franquismo en Andalucía, Extremadura y Norte de África. El historiador sostiene que la represión franquista fue blanqueada desde su origen, en julio de 1936. ¿De qué modo han avanzado, en ese contexto, las pesquisas historiográficas? “Muy lentamente, ya que siempre ha existido desde el poder una actitud contraria a esas investigaciones; se han hecho contra corriente”, apunta Espinosa Maestre en la entrevista realizada por correo electrónico.-La Universidad de Alicante borró -de determinados artículos publicados en su página Web- el nombre del secretario judicial que intervino en el Consejo de Guerra que condenó a muerte al poeta Miguel Hernández, en 1940; así, la universidad atendía a la petición de un descendiente del militar que actuó como secretario, y que se acogió a la legislación sobre protección de datos. ¿Qué puso de relieve esta resolución de la Universidad? (la institución universitaria después rectificó y anuló el borrado).Pone de relieve que todo lo que tan costosamente se ha avanzado desde la transición en un campo tan oscuro como el de la represión puede desaparecer de un momento a otro. Roza el esperpento que el hijo de un individuo que formó parte del aparato represivo judicial militar fascista solicite a una Universidad que se oculte de ciertos artículos de su página Web el nombre del padre y que alguien en la Universidad decida hacerle caso. Como no le gusta que el nombre de su padre aparezca relacionado con un consejo de guerra del que fue secretario quiere borrar el pasado retocándolo. Pero la farsa no acaba aquí, ya que a continuación es la propia Universidad de Alicante la que decide validar la decisión [Parece que posteriormente han dado marcha atrás]. El hecho es grave en sí y plantea un oscuro panorama, ya que abre la posibilidad de que otros sigan el ejemplo. Imaginemos por un momento el caso contrario: que descendientes de personas que aparecen en la Causa General solicitasen al Ministerio de Cultura que se ocultasen sus nombres en Internet… ¿Qué tipo de discursos se han utilizado para blanquear la represión franquista y la dictadura? (en libros y artículos has citado, entre otros, el de una supuesta “tercera España” situada entre los llamados dos bandos o afirmaciones como “todos los muertos son iguales”).La represión franquista ha sido blanqueada desde su origen. Lo primero que se hizo fue justificarla mediante dos procedimientos: inventarse una revolución comunista en marcha a la que se anticipó la sublevación militar y propagar sin cesar que si los rojos no llevaron a cabo sus planes criminales fue porque no les dio tiempo. La ausencia de un terror rojo propio que justificara las matanzas que existieron en todos sitios se suplió con macabras historias que la prensa favorable al golpe hizo circular siguiendo las instrucciones de los Servicios de Propaganda. En su mayor parte eran falsas pero cumplieron la función para la que fueron creadas: asumir en cada lugar un terror que asustaba a los sectores menos radicales de las propias derechas y que nadie pudo imaginar previamente.-¿Y qué ocurrió después, a lo largo de la dictadura franquista?Se mantuvieron vigentes los resultados de aquella aberración jurídica denominada la Causa General, un proceso judicial realizado tras la guerra destinado a justificar el golpe y la represión. Pero los resultados fueron tan decepcionantes que nunca se publicaron completos, sino solo selectivamente en un conocido libro que tuvo decenas de ediciones. Las investigaciones realizadas fuera de España desde los años sesenta abrieron otro panorama que afectó de lleno a la cuestión represiva. Cada vez se percibía más claramente que las proporciones de la matanza llevada a cabo por los golpistas superaban ampliamente las cifras de la propaganda franquista. En ese contexto encaja el intento del general Salas Larrazábal con sus Víctimas de guerra (1977) de reconocer un mayor número de víctimas de la represión franquista sin dejar de afirmar que los rojos asesinaron más.Todo esto saltó por los aires con las investigaciones realizadas desde fines de los setenta, que fueron demostrando, provincia a provincia, la realidad represiva en toda su magnitud tanto de las zonas controladas por los sublevados como de las que permanecieron en poder de la República. Todo ello muy lentamente, ya que siempre ha existido desde el poder una actitud contraria a estas investigaciones. Se han hecho contra corriente. Este proceso confluyó en cierto momento con el movimiento en pro de la memoria, que tuvo su apogeo en la década pasada y que supuso una catarsis para la sociedad española, que al fin veía ante sí las fosas comunes y las exhumaciones. También aquí surgió la reacción, primero a través de los revisionistas promocionados por el PP y la derecha mediática desde fines de los años noventa y más tarde desde ciertos departamentos universitarios. A grandes rasgos cabe afirmar que la Universidad, poco implicada en esta historia y fiel a su tradicional conservadurismo, prefería otras temáticas menos delicadas. Al mismo tiempo se asistió al resurgimiento del mito de la Tercera España, en este caso jaleada por una serie de novelistas relacionados por lo general con el grupo PRISA y cuya misión ha consistido en igualar ambos bandos, rojos y azules, salvando una supuesta España ideal y virtuosa que estaría por encima de ambas.-“Llevamos treinta años contando provincia a provincia y pueblo a pueblo lo que ocurrió en España a partir del 17 de julio (de 1936) y hay gente que no quiere enterarse. Todo lo referente a la represión fascista les estorba y altera”, escribiste en 2012. ¿A quién te refieres?Me refiero a la derecha española, que no ha roto con el franquismo y se niega a aceptar el carácter criminal de aquel régimen y también a los sectores que no quieren mirar más allá de la Constitución de 1978. Ambos asumen el modelo de transición. Pero lo que en unos fue una condición para aceptar la evolución de un sistema a otro sin que ninguno de los suyos se viera afectado, en los otros viene a ser una condición impuesta y asumida que podría resumirse así: tendréis acceso al poder pero para vosotros no existirá el pasado reciente. Es decir, amnistía y pacto de olvido. De ahí ese gran agujero negro existente entre 1931 y 1975. El PP no tiene problema alguno en asumir el franquismo, esa época de extraordinaria placidez en palabras de uno de sus dirigentes. Por su parte el PSOE vive en la siguiente contradicción: se trata de un partido que en su larga etapa en el poder (1982-1996) decidió no mirar atrás (Felipe González dixit) y cuya fecha de referencia es igualmente 1978, pero al mismo tiempo no deja de alardear de sus 140 años de historia, como si lo que salió de Suresnes (1974) para acá tuviera algo que ver con el PSOE anterior a la dictadura.-¿Qué opinas de la caracterización del franquismo como régimen o dictadura “fascistizada”, en el sentido que –con independencia del partido falangista- la derecha española y las élites incorporaron algunos elementos del fascismo? ¿Puede considerarse el franquismo como una dictadura “fascista”, sin más matices, o reservarías esta calificación sólo para su primera etapa?Pese a la ya vieja discusión acerca del tipo de régimen político que impusieron los golpistas en España y las reticencias que siguen existiendo para incluir el franquismo dentro de los fascismos, creo que el sistema surgido del golpe militar, que se implantó mediante el terror en más de medio país en cuestión de semanas o meses y se extendió al resto mediante una larga guerra, fue de carácter fascista hasta que pudo serlo, es decir, hasta que el desarrollo de la Guerra Mundial lo dejó huérfano de los países que le prestaron apoyo desde el principio: Italia y Alemania. Bajo ese signo cumplió la misión para la que surgió; luego buscó nuevos padrinos y evolucionó según le convino en cada momento. El caso español es diferente al italiano y al alemán en un hecho fundamental: aquí no contó en su origen con el apoyo social que sí tuvo en esos países. A pesar de ello, sin llegar a la perfección del modelo original italiano, el franquismo estuvo de ese lado.Y si miramos lo que fascistas y nazis hicieron en sus propios países con sus conciudadanos y exceptuando el holocausto, fue el fascismo español, militarista, agrario y católico, uno de los más avanzados en su ejecución mediante la violencia y el terror. La tradición democrática y parlamentaria española era escasa y débil. Se pierde de vista que la dictadura franquista fue adaptándose a lo que le convino en cada momento siempre con el claro objetivo de perpetuar los privilegios de los sectores que la promovieron. El fascismo en España surgió a consecuencia del golpe militar, tuvo su apogeo en los años de la Segunda Guerra Mundial y devino en brutal dictadura militar con el derrumbe del nazi-fascismo, en un largo proceso que llega hasta mediados de los años cincuenta con el final de la resistencia guerrillera.Lo que sí ha existido desde la misma dictadura es el firme deseo de sacar al franquismo del mundo de los fascismos del período de entreguerras, tarea en la que jugó un papel clave el sociólogo Juan José Linz con su teoría de los regímenes totalitarios y autoritarios, entre los que metió a España con el beneplácito de la derecha española y de aquellos que lo más que admiten es la existencia de un régimen fascistizado.-En Guerra y represión en el sur de España (Universitat de València, 2012), afirmas: “La salida de los sublevados a la calle a las tres de la tarde del sábado 18 en ciudades como Sevilla, Cádiz y Córdoba se hizo en medio de un despliegue de fuerzas sin precedentes. Calles y plazas quedaron sembradas de cadáveres que permanecieron a la vista el mayor tiempo posible para que todos supieran a qué atenerse”. ¿Significa esto que hubo, por parte de los golpistas, un plan (premeditado) de exterminio?Los sublevados sabían ya de antemano la resistencia que iban a encontrar. Esto ya lo previó Mola en sus instrucciones. A cinco meses de las elecciones que dieron el poder al Frente Popular eran conscientes de que la mayoría social los rechazaría, máxime en zonas agrarias donde predominaba la gran propiedad y en las que los sindicatos de izquierdas eran preponderantes. Solo la violencia y el terror garantizarían el dominio de un territorio antes de pasar a otro. El terror fue consustancial al golpe militar. Los primeros crímenes se producen el mismo 17 de julio en el norte de África, sede de las fuerzas de choque del Ejército y pieza clave de la sublevación.El 19 ya hay legionarios y regulares en Cádiz y Algeciras, que seguirán llegando hasta el gran trasvase del 5 de agosto. Después serán aviones alemanes e italianos los que trasladarán durante unos meses a miles de hombres. El tipo de guerra a la que estaban acostumbradas estas fuerzas tiene relación con su origen colonial, solo que en esta ocasión en vez de ir contra las cabilas rifeñas lo que tenían enfrente eran los habitantes de los pueblos y los barrios de las ciudades españolas. El esquema habitual era una razzia inicial con derecho a saqueo, detenciones según listas elaboradas, eliminación de vecinos en actos públicos de carácter ejemplarizante, asalto a casas y locales cerrados, y reparto del botín. Este esquema se mantuvo desde la salida de África hasta el parón ante Madrid el 7 de noviembre de 1936 con el resultado de miles de víctimas eliminadas sin más trámite que el ordeno y mando.  -¿Pueden aplicarse a la represión franquista los términos “holocausto”, “genocidio” o “crímenes contra la humanidad”? ¿Puede equipararse a Franco con dictadores como Pinochet, Videla o Ríos Montt?Creo que puede hablarse de genocidio por causas políticas. También de desaparecidos y de crímenes contra la humanidad. Franco, su golpe y su dictadura constituyeron sin duda un referente para los dictadores del Cono Sur, que lo admiraban. El caso español ofrecía a estos un modelo a seguir: golpe militar seguido del asesinato de miles de personas, una larga dictadura al servicio de los intereses de la oligarquía y, cuando interesó, retorno a la democracia sin que nadie del sistema anterior saliera perjudicado. La palabra holocausto está tan unida a la desaparición de los judíos europeos que no la veo adecuada para el caso español. Creo que ni cualitativa ni cuantitativamente cabe comparación alguna.-En 2010 se publicó el libro Violencia roja y azul. España 1936-1950, del que fuiste coordinador. ¿Qué diferencias hubo entre estas dos violencias? ¿Consideras que fueron equiparables?A diferencia de los crímenes que tuvieron lugar en zona franquista, de los ocurridos en territorio bajo control de la República contamos con abundante información. Basta destacar los 1.500 legajos de la Causa General que se conservan en el Archivo Histórico Nacional, buena parte de los cuales puede consultarse por Internet hace ya años. En ese libro que mencionas José Luis Ledesma estableció que las víctimas del terror rojo suman algo menos de 50.000 personas. Pues bien, después de cuarenta años de investigaciones aún no podemos cuantificar las víctimas que causó el terror azul. Esto naturalmente no es casual, sino que se debe por un lado a la firme voluntad del régimen surgido del 18 de julio de ocultar la matanza fundacional y por otro a las políticas de olvido de los gobiernos posteriores a la transición. Actualmente, a 40 años de esta y a 80 del golpe militar, la cantidad se sitúa en 136.200 víctimas, pero esta cifra deberá aumentar considerablemente el día que sepamos la realidad de la represión.-¿Hay otras diferencias respecto a la violencia, además de las cuantitativas?No puede soslayarse que los que iniciaron la agresión fueron los golpistas, que fueron los que realmente disponían de un plan de exterminio. Salvo excepciones la reacción inicial en los pueblos por parte de los comités, siguiendo órdenes de los Gobiernos Civiles, fue detener a los derechistas que pudieran representar algún peligro. Fue lo que contaban y vivieron los huidos que partían de sus localidades lo que puso en peligro la vida de cientos de derechistas detenidos en zonas aún no ocupadas. En las ciudades todo fue diferente: el golpe destruyó las estructuras de poder y durante varios meses las milicias actuaron a capricho asesinando a miles de personas en ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga, etc. No obstante, lo ocurrido no remite a la imagen icónica del “Duelo a garrotazos” de Goya, sino a una terrible agresión a la que se responde de manera un tanto anárquica. En cualquier caso, los responsables de toda la cadena de violencia fueron quienes la iniciaron. -¿Por qué el periodo de la represión analizado en el citado libro no abarca en primer lugar la guerra civil (1936-1939) y, por otra parte, la continuación en la posguerra, sino que comienza en 1936 y se prolonga el periodo hasta 1950?Porque no hubo tal división. No he olvidado nunca lo que escribió en un informe un alto cargo de la Guardia Civil al final de la guerra. Expuso la situación y al final afirmó que aunque la guerra había terminado, la campaña continuaba. Para los golpistas la guerra representó un paréntesis (noviembre 1936-abril 1939) dentro de un ciclo más amplio (julio 1936-mediados década 1950). En lo que se refiere a la mecánica represiva es sabido que el proceso tuvo dos fases, una desde julio de 1936 a febrero de 1937 donde se estuvo asesinando mediante bandos de guerra y otra de marzo de 1937 a mediados de 1944 en la que se dio a la represión una apariencia de legalidad mediante la farsa de los consejos de guerra sumarísimos de urgencia. O sea que el ciclo de terror abarca de 1936 a 1944, coincidiendo con el derrumbe de los fascismos, si bien hay que decir que a estos ocho largos años siguieron otros tantos que fueron los que llevó el aplastamiento total de la resistencia antifranquista.Fueron pues dos décadas las que se prolongó el ciclo represivo. A mediados de los cincuenta se producen una serie de novedades que permiten hablar de un cambio. Bastará mencionar el inicio del proceso migratorio y el final del período autárquico.-¿Qué son los archivos del terror, y lo que en alguna ocasión has denominado “las verdaderas fuentes de la represión? ¿Son accesibles en la actualidad a los investigadores o están clasificados como “secretos”?El concepto “archivos del terror” remite a Paraguay y a los documentos encontrados y hechos públicos en 1992 por Martín Almada, el juez José Agustín Fernández y varios periodistas relativos a la dictadura de Alfredo Stroessner y a la Operación Cóndor. El local donde se encontraron es actualmente Centro de Documentación de los Derechos Humanos. Al contrario que en Paraguay nuestros “archivos del terror” siguen siendo secretos. Por no saber no sabemos ni siquiera si se conservan o han sido destruidos. Me refiero básicamente a la documentación que sobre la represión fue generada por el Ejército, la Guardia Civil y las Delegaciones de Orden Público (luego Comisarías provinciales). Sabemos que existieron detallados ficheros porque de ahí proceden los datos que se utilizaban en todo tipo de documentos, desde certificados hasta informes.-El periodista Carlos Hernández de Miguel escribió, en abril de 2018, un artículo en eldiario.es titulado “Documentos secretos, destruidos o en manos de franquistas: la batalla de los investigadores por la memoria histórica”. ¿Ha sido habitual el robo y la destrucción de documentos, informes, papeles y ficheros? ¿Durante la dictadura y en el periodo democrático?Durante la dictadura era muy poca gente la que tenía acceso a los archivos militares. Podríamos decir que solo militares y personal afecto tipo Ricardo de la Cierva. Como dijo el historiador francés Charles Morazé: “Toda prueba material de una decisión tiene tantas más posibilidades de ser sustraída de los archivos cuanto más importante sea su significación política”. Y en España hubo mucho tiempo para hacer desaparecer estas pruebas. Suelo mencionar el caso de Badajoz. En el archivo militar de Ávila hay un informe que Yagüe envía a Franco, entonces en Sevilla, con los resultados de la ocupación de la capital extremeña. En él menciona que en documento adjunto detalla bajas, prisioneros, armamento recogido, etc. Pues bien, este documento no existe. Alguien debió pensar que era mejor que nadie lo viera.Pero este tipo de hechos no solo ocurrieron durante la dictadura sino que se prolongaron durante la transición e incluso en los años ochenta. Así desaparecieron fondos importantes de las Prisiones Provinciales, de los Juzgados de 1ª Instancia, de los archivos municipales, etc. Entre la desidia, el expurgo y la destrucción voluntaria se fue una parte importante del patrimonio documental. Y no se crea que desaparece todo. Se trata de un curioso proceso selectivo. Así, por ejemplo, en el caso de los archivos municipales, la documentación relativa a Quintas y a cuestiones religiosas (hermandades y cofradías) permanece milagrosamente.-Por último, ¿qué opinas de las referencias a historiadores “militantes” y “frentepopulistas” que además promueven “una visión idealizada de la República”? ¿De dónde proceden estas descalificaciones y cuál es su propósito?Proceden de sectores académicos que nunca vieron con agrado la investigación del golpe militar de julio de 1936 y sus consecuencias ni el movimiento de memoria histórica. La unión de Historia y Memoria les parece una aberración por más que sepan que la última, utilizada críticamente, es un recurso más de la historia, muy importante además en caso de dictaduras que procuran no dejar huellas. Cualquiera puede comprender que de las torturas y de las violaciones, así como de múltiples pequeñas historias, no queda testimonio escrito. En numerosos pueblos recién ocupados se celebraron actos públicos en los que se peló al cero y se obligó a ingerir ricino a mujeres señaladas por sus ideas o simplemente por ser parientes de izquierdistas. ¿Alguien conoce algún documento que informe de estos hechos? Solo los testimonios orales o escritos pueden adentrarnos en ellos.Son también estos mismos sectores los que consideran que con la insistencia en la investigación del golpe militar y de la represión franquista se está incurriendo en una idealización de la II República. Critican la visión irenista que algunos tienen de esos años. Tras esto suele ocultarse la idea de que esta fue responsable de su propio fin. De esta manera se justifica lo que vino después, no abiertamente sino como una consecuencia del proceso abierto en 1931. De ahí la insistencia en hablar de la República y la guerra civil como si se tratase de un solo período.Hay además otra cuestión de fondo. El modelo de transición exige una interpretación del pasado que supone la negación de la experiencia republicana como último referente democrático antes de la Constitución de 1978. Digamos que son procesos históricos que se repelen: los defensores a ultranza del modelo de transición abierto lentamente tras la muerte de Franco creen que la República, el golpe y la dictadura deben dejarse de lado para que todo siga su curso, y los que mantienen que ese pasado debe tenerse en cuenta piensan que el proceso de transición se llevó a cabo en unas condiciones que supusieron un continuismo que comprometía el futuro y la negativa a abordar una serie de cuestiones importantes que tarde o temprano acabarían por salir. El problema de fondo la expuso a su manera el teniente general Sabino Fernández Campos, conde de Latores y secretario de la Casa Real: «Todo el mundo debe procurar callar lo que es necesario callar para que no cambien las cosas que están bien establecidas». La conclusión es clara: el franquismo no pasó en vano y la España actual procede de él.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=260102 […]

  • Los crímenes del cabo Vadillo y el falangista Zamacola, al descubierto: relato vivo en las fosas de Benamahoma.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 11:00

    https://www.eldiario.es/andalucia/cadiz/Termina-exhumacion-franquismo-Benamahoma-adolescente_0_942455937.htmlMemoria históricaTermina la exhumación de víctimas del franquismo en Benamahoma con la mayor cifra de restos óseos recuperados en zona ruralLa intervención arqueológica en el antiguo cementerio de Benamahoma (Grazalema, Cádiz) culmina con 67 personas recuperadas en 19 fosasLos trabajos han sido financiados por la Diputación de Cádiz, ante la parálisis de la Junta de Andalucía en materia de Memoria HistóricaJuan Miguel Baquero  - Benamahoma (Grazalema, Cádiz)16/09/2019 - 22:35hCompartir en FacebookCompartir en TwitterLa exhumación en Benamahoma saca a la luz los restos de 67 personas. | DIPUTACIÓN DE CÁDIZmás INFOAsí masacró el franquismo en Andalucía: diez hitos históricos que nadie puede negarETIQUETAS:Memoria históricaAndalucíaCádizfosas del franquismoMEMORIALa fosa de Benamahoma: la crónica genocida de los falangistas 'Leones de Rota'19 fosas comunes y 67 personas, con tres mujeres y varios sujetos preadultos, uno de 16 años. Son las cifras que presenta la intervención arqueológica desarrollada en el antiguo cementerio de Benamahoma (Grazalema, Cádiz) y que culmina con la excavación con más víctimas del franquismo exhumadas hasta ahora en zona rural de Andalucía.El volumen de restos óseos localizados confirma las tesis que apuntaban testimonios orales e investigaciones históricas: la pequeña aldea fue, tras el golpe de Estado que provocó la guerra civil española, un lugar de ejecución donde fueron asesinados vecinos de Benamahoma y de poblaciones cercanas como Villamartín, El Bosque o Prado del Rey.Este epicentro de la represión fascista en la sierra gaditana confirma de nuevo la pedagogía del terror aplicada en el genocidio fundacional de la dictadura de Francisco Franco. Andalucía es la región más castigada por estas matanzas golpistas, con un tercio de las víctimas de toda España.La comunidad andaluza suma al menos 45.566 asesinados por los franquistas y arrojados a 708 fosas y cunetas, según el Mapa de Fosas oficial. Andalucía, por sí sola, supera de este modo los números de sangrientas dictaduras como la de Jorge Rafael Videla en Argentina o Augusto Pinochet en Chile.Pero por el momento el nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos en la Junta de Andalucía no ha activado la apertura de nuevos procesos arqueológicos para rescatar a personas ejecutadas por el franquismo.Víctimas del franquismo en la fosa de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERODiputación de Cádiz, a pie de fosaEl equipo científico, contratado por la Diputación de Cádiz, ha culminado la tercera campaña de trabajo. La primera fase transcurrió de octubre de 2017 a febrero de 2018 y la segunda de junio a octubre del pasado año. Las dos primeras intervenciones sumaron 57 víctimas recuperadas de 16 fosas, completadas ahora con otros diez represaliados en tres nuevos enterramientos ilegales.Los datos han sido comunicados a pie de fosa por la responsable de la delegación de Desarrollo Democrático de la Diputación, Lucía Trujillo (PSOE). El organismo provincial confirma que, ante la parálisis actual de la Junta de Andalucía, seguirá financiando estos trabajos de campo "con el objetivo de lograr la justicia que reclaman las familias de las víctimas y las entidades memorialistas".En la misma línea se ha expresado el alcalde de Grazalema, Carlos García Ramírez (PSOE), que también ha visitado el viejo cementerio de Benamahoma, reconvertido en Parque de la Memoria. Tanto el Ayuntamiento como la Diputación tienden la mano "a todo aquel que busque a sus parientes y quiera cotejar su ADN con el de las víctimas", subraya.Los huesos recuperados corresponden a unos 60 hombres, entre los que predomina la franja de edad entre 30 y 45 años. Además, se han recuperado los restos óseos de un adolescente de unos 16 años y de otros cinco individuos que apenas superan la veintena. También hay tres mujeres, mientras el análisis de uno de los esqueletos determinará el sexo que aún se desconoce. Gran parte de las víctimas presentan pruebas de muerte violenta, como fracturas perimortem y orificios de bala, como confirma a eldiario.es Andalucía el equipo científico dirigido por el arqueólogo Jesús Román y el antropólogo forense Juan Manuel Guijo.Trabajo arqueológico en las fosas comunes de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUEROLa crónica genocida de los falangistasEl propio alcalde de Grazalema ha recordado junto a la fosa todavía abierta "las vivencias de vecinos que rememoraban el trágico final de sus familiares". Una crónica genocida que firmaron un grupo de falangistas conocidos como Leones de Rota, entre agosto y septiembre de 1936.Pero en el pequeño pueblo gaditano no hubo guerra civil. Ni en la comarca, más allá de algunos conatos de resistencia. La fácil conquista del suroeste de España, clave en la postrera victoria fascista en la guerra civil, no evita que los golpistas pongan en marcha la estrategia de aniquilación del adversario social y político.El propio régimen de Franco certifica por escrito aquel relato del terror ejecutado en Benamahoma. La matanza está recogida en el Procedimiento Sumarísimo Nº 1098 de 1940 incoado al cabo de la Guardia Civil Juan Vadillo. Lo cuenta Francisco Espinosa Maestre en uno de los capítulos del libro La Justicia de Queipo.Vadillo es el máximo responsable de la carnicería y, tras varias denuncias anónimas, queda acusado de esos crímenes y condenado a 17 años de cárcel. Aunque el criminal solo responde ante la justicia franquista por un crimen: la violación y el asesinato de una mujer. El resto de las muertes quedan impunes y justificadas por la aplicación del Bando de Guerra, según consta en la sentencia.Pero el cabo no es un lobo solitario. Tiene el animoso soporte de la centuria falangista Leones de Rota, liderados por Fernando Zamacola Abrisqueta. De sus terroríficas hazañas dan fe los propios criminales en la causa: "Asesinatos perpetrados por él mismo en personas menores de edad o de reconocida buena ideología, varios de ellos en personas del bello sexo con el exclusivo fin de violación por parte del citado Juan Vadillo Cano, y sobre saqueos e incautaciones verificados con el solo objeto de lucro"."Ejecuciones y asesinatos, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, saqueos, violaciones, amenazas, coacciones, torturas...", narra el arqueólogo Jesús Román. La memoria oral repite uno de estos crímenes: los falangistas ejecutan a una mujer "recién parida", que yace tirada a los pies de la iglesia junto a un grupo de asesinados. Pero está viva. Acaba arrastrándose calle abajo y los fascistas, avisados, siguen el rastro rojizo dibujado en el suelo hasta rematar a la mujer agonizante.Es la historia que todos repiten en el pueblo. Aunque otros retuercen el caso. "El sepulturero la encuentra y la remata dándole con la pala en la cabeza". Cuentan "que la sangre se mezclaba con la leche" de aquella mujer "recién parida". Es la retahíla que traza las secuelas del terror. De la barbarie silenciada que el equipo arqueológico, con un proyecto de la Diputación de Cádiz, ha sacado del olvido recuperando los huesos de 67 víctimas del franquismo en 19 fosas comunes del antiguo cementerio de Benamahoma. […]

  • Troben les restes de quatre afusellats pel franquisme al cementeri de Castelló de la Plana.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 19 septembre 2019 à 10:57

    https://www.diarilaveu.com/troben-restes-quatre-afusellats-franquisme-cementeri-castello-de-la-planaEn aquesta segona fase de les exhumacions, l'equip d'ArqueoAntro tracta de localitzar i identificar les restes de huit homes que van ser assassinats entre l'abril i el maig del 1940Europa Press18 setembre 2019 16:54hArqueoAntro continuarà amb els treballs d'excavació per a buscar evidències que faciliten la identificació de les restes més enllà de l'estudi genètic. / AJUNTAMENT DE CASTELLÓVALÈNCIA. La regidora de Memòria Democràtica a l'Ajuntament de Castelló de la Plana, Verònica Ruiz, ha anunciat la troballa de les restes de quatre afusellats en la segona fase de les exhumacions del cementeri civil, localitzats a un metre de profunditat. Per això, aquest dimecres s'ha activat el protocol de trasllat de la informació al jutjat de la ciutat, on el director arqueològic de les excavacions, Miguel Mezquida, ha acudit a fer la declaració pertinent."Gràcies a l'eficàcia, l'eficiència i la rapidesa de l'equip arqueològic s'han pogut localitzar les primeres restes dels represaliats dos dies després de l'inici de la segona fase de les exhumacions", ha destacat Ruiz. L'edil ha anunciat també que ara s'inicia el procés per a traslladar la troballa a la Universitat Autònoma de Madrid; allí es realitzarà l'estudi antropològic adequat per a poder identificar aquestes primeres restes.D'aquesta manera, l'empresa a càrrec del projecte, ArqueoAntro, continuarà amb els treballs d'excavació per a buscar evidències que faciliten la identificació de les restes més enllà de l'estudi genètic. De moment, ja s'han trobat monedes, botons i projectils utilitzats per l'exèrcit en l'època franquista. Com ha manifestat el director de les excavacions, Miguel Mezquida, aquesta troballa demostra que, "evidentment, estem davant de persones que van ser afusellades".Així doncs, aquesta segona fase del projecte servirà per a localitzar i identificar les restes de huit homes que van ser assassinats entre l'abril i el maig del 1940. La regidora de Memòria Democràtica ha expressat que "les famílies podran tancar molt prompte una ferida que fa massa anys que està oberta i podran donar una sepultura digna als seus familiars". "Amb la identificació final d'aquestes restes, estarem complint un deure moral, humà i democràtic", ha manifestat Ruiz.El de Castelló de la Plana és l'únic consistori que assumeix íntegrament els costs d'exhumació dels represaliats durant la dictadura franquista. El projecte compta amb un pressupost pròxim als 27.000 euros. Els treballs finalitzaran a principis d'octubre, moment en què Mezquida, Ruiz i representants del Grup per la Recerca de la Memòria Històrica de Castelló informaran sobre les troballes realitzades durant les excavacions.Memòria Històrica  Ajuntament de Castelló  Castelló de la Plana  ArqueoAntro  Exhumacions  franquisme  Víctimes franquism […]