Memòria Repressió Franquista

Memòria Repressió Franquista. Blog d'en Jordi Grau i Gatell d'informació sobre les atrocitats del Franquisme..... "Las voces y las imágenes del pasado se unen con las del presente para impedir el olvido. Pero estas voces e imágenes también sirven para recordar la cobardía de los que nada hicieron cuando se cometieron crímenes atroces, los que permitieron la impunidad de los culpables y los que, ahora, continúan indiferentes ante el desamparo de las víctimas" (Baltasar Garzón).

  • MEMORIA /BLAS INFANTE DESAPARECIDO. Francisco Pimentel.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 22:57

    https://www.facebook.com/groups/368557283171702/permalink/1927084900652258/Francisco PimentelAdministrador/a(Publicado en Ronda Semanal el Sábado 16.12.2017)Rajoy y su gobierno siguen sin atender el clamor de verdad, justicia y reparación que se eleva desde las dos mil fosas comunes que hay en España. No puede haber democracia si no recuperamos a nuestros familiares hechos desaparecer, que están esperando ser encontrados, identificados y enterrados dignamente.Sobre la memoria histórica se viene hablando cada día más y muchos representantes de asociaciones de familiares de los asesinados por el fascismo-nazi-franquista hemos hecho muchas gestiones para que los dirigentes políticos hagan suyas nuestras demandas.Hay una película alemana “La conspiración del silencio” que escarba en la memoria colectiva de los alemanes que vivieron años en la negación de las atrocidades cometidas por el nazismo. En ella se cuenta como un joven fiscal descubre que importantes instituciones alemanas y algunos miembros del gobierno están involucrados en una conspiración cuyo fin es encubrir los crímenes de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y busca que salga a la luz todo lo que pasó asumiendo una tarea difícil y llena de obstáculos: contar lo que pasó en el campo de concentración de Auschwitz. Era 1958 y en Alemania todo estaba oculto pero la generación de jóvenes nacidos después de la guerra quiso saber lo que pasó. En esa época los dirigentes políticos de Alemania junto con los yanquis habían hecho un pacto de silencio para taparlo todo.En España esto nos suena muy conocido con el agravante de que esos mismos, yanquis y alemanes, son los que mantuvieron la dictadura de Franco durante 40 años y el posfranquismo otros 40 con los mismos silencios y complicidades. También la figura del joven fiscal y su quijotesca lucha contra el Estado Alemán se parece a lo que seguimos viviendo y sufriendo en España.La memoria histórica es esencial para un país. Es mejor conocer la historia que estar ciegos ante ella. Conocer la verdad no solo es importante para los países, es algo fundamental para nosotros como seres humanos. Esto ayuda a curar las heridas del pasado y nos ayuda a cambiar la sociedad. Por eso la memoria histórica es esencial para un país.Las desapariciones forzadas que en la dictadura franquista produjeron como mínimo 150.000 víctimas, es el delito más grave que se puede cometer: se detiene ilegalmente a un ser humano, se le tortura, se le asesina y se esconde su cadáver, para extender el sufrimiento de su familia al no saber su paradero.Según la Convención contra la Desaparición Forzada e Involuntaria de la ONU, ratificada por España, el delito sólo empieza a prescribir cuando se da con el paradero de la persona desaparecida. Esa misma convención dicta la protección y la atención especial que requieren los familiares de los desaparecidos, algo que sigue siendo vulnerado por nuestros gobernantes.¿Cómo nos sentimos los andaluces en el centenario de la Asamblea de Ronda cuando el recuperador de la memoria de Andalucía, el creador de nuestra bandera, de nuestro escudo y nuestro himno que son hoy nuestras insignias es uno de esos 150.000 desaparecidos, que fue torturado, fusilado, hecho desaparecer y han pasado 40 años de democracia sin que se haya hecho nada por encontrarlo, hasta ahora?Francisco PimentelAsociación Memoria Histórica de Ronda+7 […]

  • El abuelo que conservó en su bolsillo la lista de sus amigos fusilados
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 18:43

    https://politica.elpais.com/politica/2017/12/16/diario_de_espana/1513436168_606649.htmlEl extremeño Francisco Rodríguez guardó el papel durante más de 30 años para que la memoria de sus compañeros no cayese en el olvidoFrancisco Rodríguez, en el cementerio de Almendral, Badajoz en 2012. SUSANA CABAÑEROMANUEL VIEJOTwitterMadrid 16 DIC 2017 - 16:56 CETO la muerte o el ejército golpista. Al extremeño Francisco Rodríguez le plantearon esta tesitura cuando tenía 17 años, durante los primeros meses de la Guerra Civil. Ocurrió en el pueblo pacense de Almendral, Extremadura. De los 3.500 vecinos, 158 fueron asesinados durante la contienda. Sus cuerpos quedaron repartidos por cunetas y fincas del municipio. ¿Quiénes eran? Francisco lo sabía. Conservó durante más de 30 años en su bolsillo una lista cuidadosamente doblada con los nombres y motes mecanografiados de muchos de los fusilados: “Antonio Pérez Perdigón, Felipe Giménez García Colilla, José López Gómez Veneno…”. Francisco sobrevivió. Murió en 2013. Le llamaban El Hombrecino.“A mi abuelo le pusieron ese apodo porque decían que con 14 años hacía el trabajo de un hombre”, dice Susana Cabañero. “Desde que tengo memoria le recuerdo con ese papel en la cartera. Hasta que empiezas a tener uso de razón y comprendes que no es normal y empiezas a preguntar. Yo nací en el 74 y alucinaba cuando me contaba estas cosas porque a mí no me lo enseñaron en el colegio”. Para contar esta historia, un día Susana decidió grabarle en vídeo junto a su abuela Cecilia, que no era muy partidaria:— ¡Francisco, no hables! Como hables de eso me pones mala.-— Susana tiene que enterarse.— Hemos dicho antes que está prohibido hablar de la guerra.— ¡No me da la gana! Eso era cuando Franco, pero ese se murió ya. Estas cosas la juventud no las sabe.A los vídeos — más de tres horas de grabación— le siguió un proyecto fotográfico que ha terminado en un fotolibro con la historia de su abuelo: el hombre que decidió marcharse a Madrid con su mujer en 1963 para darle un futuro a sus tres hijos. Aterrizaron en el Puente de Vallecas, donde también acudieron cientos de emigrantes extremeños. De día, guardia de seguridad en una gasolinera de Campsa; de noche, con su familia en casa de unos primos compartiendo naranjas. Hasta que se compraron una casa. A la que acudía su nieta, que ahora tiene 43 años, para conversar: “Estábamos muy unidos”.ver fotogaleríaLa lista con todos los nombres de 'El Hombrecino' SUSANA CABAÑEROAquí le contó algunos de sus pasajes de la guerra. Que los golpistas entraron a Almendral y a varios pueblos de la zona. Que cientos de vecinos huyeron rápidamente a la sierra de Monsalud. Que entre agosto y diciembre de 1936, de madrugada, bajó de la montaña para buscar algo de comida. Que le capturaron y le dijeron: “Al frente o al paredón”. Y se marchó con los golpistas. Que, con 17 años y sin ninguna afinidad política más allá de la agricultura, combatió en Pamplona, Burgos y Teruel. Que pasó mucho frio. “Nunca le pregunté si llegó a matar a gente. No me sentía preparada”. Que una vez un capitán les dijo: “Los de aquí para acá que se vengan conmigo”. Y a él no lo escogieron. Que, cuando sus compañeros regresaron, observó sus rostros destrozados porque habían tenido que fusilar a 12, 13 o 14. Que, tras apretar el gatillo, los generales miraban los cerrojos de los soldados para cerciorarse. Y que si algunos no lo habían hecho, les disparaban.Otro día El Hombrecino volvió a sacar de su bolsillo la lista y le contó a su nieta la historia de Rufino el Zapatero: “Lo llevaban a fusilar y el hijo, uno o dos años más joven que yo, iba detrás, llorando. Lo mataron antes de llegar al cementerio. Allí, donde unos olivos”. Otra tarde le dijo que cuando la guerra terminó, regresó a su pueblo y durante un baile conoció a Cecilia González, su esposa, que murió en 2011. Un año después, cuando El Hombrecino tenía 93, la que habló fue su nieta: “Abuelo, ¿y si volvemos al pueblo?”. Su hija — la madre de Susana—, no era muy partidaria por los achaques que padecía y porque ya vivía en una residencia, pero se montaron en el coche y allí que se fueron Francisco, su hija, su nieta y el novio de esta para continuar con el proyecto fotográfico.ver fotogalería'El Hombrecino' viajó en 2012 a Almendral. Fue recibido con mucha alegría por sus paisanos que hacía más de 20 años que no le veían.SUSANA CABAÑEROEl viaje duró tres días. Hacía más de 20 años que Francisco no pisaba las calles de Almendral. “Mi abuelo rejuveneció 10 de golpe. Fue maravilloso. Fuimos a reencontrarnos con las personas de la lista”. Allí, como atestiguaban sus fotos, se emocionaba continuamente. “Le abrazamos y le recibimos con mucha alegría”, cuenta por teléfono Francisco Cebrián, testigo del encuentro y alcalde del pueblo por el PSOE desde 1991 a 1999. “Cuando mi padre lo vio, le regaló su boina-hoy la conserva su nieta-. Le llevé donde estaban las fosas, al cementerio, le enseñé imágenes de algunos de los nombres que aparecían en su lista y le conté lo que hicimos en 1991”.Aquel año Francisco Cebrián tenía 23—hoy 61— y ordenó exhumar los cuerpos de sus vecinos. “Pedimos permiso a los dueños de las fincas y sacamos los restos”. No se identificaron los huesos. “Había tres féretros repletos”. Se les hizo una misa y al funeral acudió todo el pueblo.— ¿Conocía la lista de El Hombrecino?— Había muchas listas. Yo conservo una. Se repartían a escondidas.— ¿Quién la hizo?— Se dice que fue un comisario de guerra, pero no se sabe con certeza.Al volver a Madrid El Hombrecino regresó a la residencia donde pasó sus últimos días con demencia. Una tarde, como tantas otras, su nieta—que necesita financiación para terminar el fotolibro— se acercó a verle y le preguntó por su lista. “¿Qué lista?”, respondió. No se acordaba. Susana pensó que estaría donde siempre: escondida y doblada en el monedero de su bolsillo. Y allí no había nada. Desapareció.ARCHIVADO EN:Guerra civil española  Franquismo  Fascismo  Dictadura  Ultraderecha  Libros  Historia contemporánea  Ideologías  Historia  Política  CulturaMÁS INFORMACIÓNFOTOGALERÍALa lista de 'El Hombrecino' […]

  • «Geografía humana de la represión franquista», un libro a tener muy en cuenta
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 17:29

    http://blogs.publico.es/verdad-justicia-reparacion/2017/12/16/geografia-humana-de-la-represion-franquista-un-libro-a-tener-muy-en-cuenta/16Dic 2017Por José Babiano, doctor en Historia Contemporánea y director del Área de Historia, Archivo y Biblioteca de la Fundación 1º de Mayo.Cuando el autor, Gutmaro Gómez Bravo, y sus compañeros de mesa acabaron sus intervenciones en la presentación de Geografía humana de la represión franquista. Del Golpe a la Guerra de Ocupación (1936-1941)* el pasado 13 de noviembre en Madrid, tomaron a continuación la palabra familiares de víctimas del franquismo de la guerra y la inmediata postguerra. Estos familiares habían cedido a Gómez Bravo cartas, notas y otros documentos que habían conservado ocultos durante décadas y que habían puesto a disposición del historiador durante la investigación que le ha llevado a publicar el libro que ahora comentamos. Fueron las de los familiares palabras breves y emocionadas. Palabras pronunciadas por quienes no están acostumbrados a hablar en público. Agradecieron el trabajo del autor y reivindicaron la memoria de sus familiares asesinados hace alrededor de ochenta años. Sólo por esos instantes de visibilidad de las víctimas del horror franquista y de sus familias, hubiera merecido la pena el esfuerzo empleado por Gómez Bravo en preparar un libro como Geografía humana de la represión franquista. Porque el conocimiento público de la barbarie franquista, el hecho de que las historias de sus víctimas salgan a la luz, forma parte de su reparación.Pero, obviamente, el valor del libro va mucho más allá de estos aspectos de orden simbólico. Se trata de un ensayo que significa un gran paso adelante en los estudios, ya numerosos, de la represión franquista. Un estudio que combina a lo largo de sus 300 páginas exactas dos planos diferentes. Por un lado, las tragedias de una serie de víctimas concretas que no son sólo combatientes de distinto rango del Ejército Popular, sino también sus familiares, así como una serie de personas denunciadas por comportamientos contrarios al golpe militar. Tragedias como las que afectaron directamente a familias enteras. A veces la represión no tuvo su origen en actos considerados graves delitos por los rebeldes, sino en la circunstancia de formar parte de un colectivo designado como enemigo, como el caso de un sindicato o sociedad obrera. Que la pertenencia a una serie de colectivos resultase en sí misma punible nos remite, obviamente, a prácticas genocidas. En todo caso, en este nivel de análisis Gómez Bravo nos ilustra convincentemente de la intensidad represiva, de los niveles de daño ocasionados. Lo hace a través de esa serie de vestigios conservados por las familias a los que nos hemos referido. También recurre a numerosos expedientes reunidos en los archivos de la represión franquista que fueron agrupándose desde el mismo momento del comienzo de la guerra y que, por su número, alcanzaron volúmenes de gran escala. Y ello, conecta con el segundo nivel de análisis del libro. Un nivel de tipo macro, por así decir, que no da cuenta de la intensidad sino de la extensión de la acción de los dispositivos represivos puestos en marcha.En efecto, en Geografía humana de la represión franquista se disecciona cada uno de los pasos que dieron lugar a un aparato militar de represión, previsto antes del golpe del 18 de julio, pero que se ajusta a una nueva estrategia tras el fracaso del mismo golpe y de la fallida toma inicial de Madrid. Una estrategia de ocupación del territorio, una vez que el adversario militar es derrotado, lo que implica la ocupación de la población que pasa a ser inmediatamente depurada tras la toma de cada localidad y la caída de cada frente.El éxito de esta estrategia de ocupación se basa, en gran parte, en la articulación de un servicio de espionaje que pone de manifiesto dos cuestiones esenciales en la construcción del edificio represivo franquista. Por un lado, la incorporación de colaboradores civiles en un servicio de naturaleza militar, bajo cuya disciplina quedan encuadrados. Civiles, como los falangistas o los carlistas, pero también simples vecinos que ven una ocasión para vengarse de lo que creen que son ofensas pasadas o que piensan, desde una posición de privilegio, que ha llegado la hora de restaurar un orden que ya desde 1931 consideraban trastocado. Una vez que tuvo lugar la desmovilización -lo que sucedió bastante después del final de las operaciones militares-, la mayoría de estos civiles se integrarían sin solución de continuidad en la nueva policía. Una policía de origen estrictamente militar que estará operativa a lo largo de toda la dictadura.En todo caso, la cooptación de civiles para los servicios de inteligencia de los militares sublevados y para el ejercicio de la represión ofrece pistas sobre como la dictadura, ya desde la guerra, coopta sectores sociales que le permitirán una base más amplia en la sociedad.Por otro lado, la puesta en marcha del servicio de espionaje y, más en general, de los dispositivos represivos, ponen de manifiesto un gran nivel de coordinación territorial. Coordinación que se efectúa, no se olvide, desde el Ejército. Desde este punto de vista, puede decirse que los golpistas lograron en el ejercicio de la represión una escala de tipo industrial, tanto en lo que concierne a sus dimensiones como a la naturaleza moderna de ese ejercicio. No se olvide que un número de prisioneros como el de la España franquista, recién acabada la guerra civil, tardará mucho en ser superado en la Europa de la Segunda Guerra Mundial.En suma, Gómez Bravo ha empleado una doble perspectiva a lo largo de su estudio. Una doble perspectiva muy fructífera desde el punto de vista de la ampliación del conocimiento de la represión franquista. Una represión que fue pergeñada antes del golpe militar del 18 de julio de 1936 y perfeccionada a lo largo del conflicto. Una represión de largo alcance, en la medida en que se prolongará durante toda la dictadura. Una represión, al fin, nucleada por el aparato militar del régimen. Por eso es de agradecer que a día de hoy contemos con un libro como esta Geografía humana de la represión franquista.* Publicado por la Editorial Cátedra. Madrid, 2017. […]

  • La represión económica del Franquismo. Otra represión cruel y en gran parte desconocida por los españoles
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 17:26

    http://www.nuevatribuna.es/opinion/candido-marquesan-millan/represion-economica-franquismo-otra-represion-cruel-gran-parte-desconocida-espanoles/20171216103048146370.htmlProfesor de Secundaria. ZaragozaCándido Marquesán Millán16 de Diciembre de 2017(10:45 h.) Es lamentable que una parte de la sociedad española ignore los crímenes del franquismo o le resultan irrelevantes. Hay razones. En la enseñanza de los colegios e institutos, períodos claves de nuestra Historia del siglo XX como la II República, la Guerra Civil y la dictadura franquista reciben un tratamiento escaso. El profesor Enrique Javier Díez Gutiérrez en el artículo Educando la memoria de las jóvenes generaciones: el olvido escolar de la II República y de la barbarie franquista, nos dice que en el documental Los campos del silencio sobre los presos republicanos, la última parte se grababa en el Instituto de Secundaria de Fabero del Bierzo (León), por lo que preguntó a un grupo de alumnos/as sobre el campo de concentración que había estado ubicado en su pueblo, donde hubo un batallón de unos 250 presos republicanos, de 1939 a 1947, trabajando como esclavos para una empresa privada (Minas Moro) y extrayendo carbón en las minas del Bierzo. La existencia de tal campo la desconocían, y eso que algunos de sus abuelos habían estado ahí presos. Hay muchos responsables de este olvido lamentable. Veremos algunos en estas líneas.En esa filosofía del olvido, el vicesecretario general de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, espetó: «Hay que olvidar la Historia», justo el 20-N, cuando se conmemora el aniversario de la muerte de Franco. ¡Qué obsesión con olvidar nuestra Historia!  Lo grave es que ese pensar y sentir están muy extendidos en una parte importante de la sociedad española. Hace unos días lo pude comprobar: un señor aducía encolerizado “Ya está bien de sacar la mierda”, cuando alguien le argumentaba de la necesidad de enterrar dignamente a muchos de los republicanos asesinados y que permanecen en las cunetas. Hoy mismo acabo de leer un artículo excelente y pleno de valores éticos, que me parece muy oportuno, del profesor de Filosofía de la Universidad de Zaragoza, Juan Manuel Aragües, con un título muy explícito España no es Argentina, donde nos señala, no hace falta excesivo comentario para poner de manifiesto la distancia que existe entre España y Argentina. Allí, el dolor de las víctimas es recompensado con justicia reparadora; aquí, al dolor de las víctimas se añade la imposición del silencio.Es de dominio común, salvo para algunos olvidadizos y desconocedores del auténtico significado de una democracia, que la dictadura de Franco ejerció una represión brutal sobre todos aquellos que lucharon en el bando republicano. Esta represión que supuso exilio, cárcel, torturas y muertes para cientos de miles de españoles, ha sido estudiada en gran parte por algunos historiadores valientes. En Aragón tenemos un buen ejemplo en el libro El pasado oculto: Fascismo en Aragón (1936-1939) publicado en 1992, dirigido por Julián Casanova, con las historiadoras Ángela Cenarro, Julita Cifuentes, Mª Pilar Maluenda y Mª Pilar Salomón, donde pudimos conocer por primera vez y que supuso un aldabonazo en muchas mentes adormecidas, un listado de muchos aragoneses asesinados por el fascismo. Puedo contar la anécdota de cómo se le arrasaban los ojos a un amigo, cuando le presté este libro, y pudo leer por primera vez escrito el nombre de su padre asesinado por los fascistas.Ha existido otro tipo de represión económica, prácticamente desconocida para gran parte de la sociedad española. Hoy podemos conocerla en Aragón también gracias al libro Pagar culpas. La represión económica en Aragón (1936-1945) de 2014 dirigido por Julián Casanova y Ángela Cenarro, y de los jóvenes historiadores Estefanía Langarita, Nacho Moreno e Irene Murillo.Sancionar económicamente a los vencidos tuvo cobertura legal y respondía a un plan sistematizado con objetivos concretos. El Decreto 108 de 13 de septiembre de 1936 de la Junta de Defensa Nacional declara la ilegalidad de todos los partidos políticos que integraban el Frente Popular y se inician las incautaciones de todos sus bienes. Luego, el Decreto de 12 de noviembre de 1936, por el que se deja sin validez y se incautan las pesetas republicanas, el llamado «dinero rojo», dejando a las familias en la más absoluta ruina. Unos meses después el Decreto-Ley de 10 de enero de 1937 puso en marcha la Comisión Central de Bienes Incautados, encargada de confiscar los bienes de fortuna de los republicanos de los territorios conquistados.Quiero reflejar esta represión económica, impuesta a los republicanos “Rojos” en Híjar, pueblo de la provincia de Teruel. Las grandes síntesis históricas no podrían realizarse sin investigaciones de historia local, comarcal o regional.  Para ello me he servido del Libro de Actas Municipales. La conquista del pueblo por las tropas fascistas fue en marzo de 1938, después de haber sometido a la población a unos dramáticos bombardeos por la Legión Cóndor. Esclavos del franquismo en el Valle de los CaídosEn el Pleno municipal de 24 de abril de 1938 se decidió que debían juntarse en un local los colchones y las máquinas recuperadas en Híjar a los rojos huidos, por ser estos objetos de difícil asignación para su dueño, ser de primera necesidad y muy codiciados por todos. En el Pleno de 8 de mayo de 1938 decidieron recoger todas las máquinas, trillos, arados, atalajes de labranza y demás enseres que estaban abandonados por los rojos en las eras, fincas y torres de este término municipal y depositarlos en un local de la carretera propiedad de un terrateniente. Del mismo modo acordaron colocar en la puerta de los pajares de los huidos rojos de esta localidad un letrero que dijera: "Incautado por el Ayuntamiento y prohibida la entrada a toda persona no autorizada por el mismo”, procediéndose a su cierre. A su vez cualquier vecino que quisiera paja de estos pajares debía pagar 5 pesetas por viaje al Ayuntamiento. En el Pleno de 1 de mayo de 1938 se tomó la decisión de repartir los objetos recuperados, en primer lugar a los familiares de los fusilados (al inicio de la guerra los hubo en la localidad por parte de las columnas anarquistas) y pobres de solemnidad; y después a aquellos individuos que, a juicio del Ayuntamiento, por su conducta política durante el actual movimiento fueran más acreedores de obtener beneficios de dicho reparto, acordando se hiciera relación de los bienes entregados a cada uno y nombrar para ello a un concejal, al alguacil y al secretario. En el Pleno de 15 de mayo de 1938, se leyó por parte del Alcalde el contenido de la Ley inserta en el Boletín Oficial de la provincia de Zaragoza nº 108, (durante unos meses estuvo dependiendo Híjar de la administración de Zaragoza) sobre recuperación agrícola de los productos de la tierra de aquellas fincas abandonadas por los rojos de la localidad, por la cual se debía constituir una Comisión, integrada por el Alcalde como Presidente, un Secretario que será el del Ayuntamiento; y, como vocales, un representante de F.E.T. y de las J.O.N.S., un agricultor y un práctico de campo nombrado por el Ayuntamiento.  En el Pleno del 11 de septiembre de 1938 se aprobó que se debía pagar, a partir del 1º de octubre próximo, por los actuales inquilinos, el alquiler de la casa que habitasen y que había sido abandonada por individuos rojos de esta villa, cuyo alquiler sería impuesto por una Comisión del Ayuntamiento, que revisaría el estado actual en que se encontrase cada uno de los edificios expresados; debían hacer lo mismo con los pajares de los rojos. En el Pleno de 22 de mayo de 1938 se adjudicó al vecino José Pitarque Pina, tras haberlo solicitado, el borrico del rojo huido Francisco Monzón Gómez.Los rojos, también pagaron con su trabajo gratuito. El 11 de septiembre de 1938 el Ayuntamiento decidió que la limpieza y arreglo de los locales de las escuelas de párvulos del edificio de las hermanas de San Vicente de Paúl de esta villa, se hiciera con cargo al presupuesto municipal, a fin de que pudieran dar clase, y que, a ser posible, se emplease gente roja para proceder a la limpieza de toda la casa de las monjas, sita en la calle Otal, no pagando cantidad alguna a estas gentes. El 23 de octubre de 1938 se decidió que la leña que el Ayuntamiento facilita para la cocina de Auxilio Social de esta villa, la trajeran del Pinar los individuos clasificados como no afectos al Glorioso Movimiento Nacional de esta villa.El 26 de marzo de 1939 se decidió que la limpieza de los solares particulares de los escombros producidos por la aviación (la franquista) la llevasen a cabo los rojos. El 9 de abril de 1939 para la construcción del Monumento a los Caídos se decidió que debían presentarse a trabajar los rojos durante 15 días, quedando además a elección del Ayuntamiento el poder mandar a dichos individuos mayor número de días en la limpieza de la localidad, si lo estimaba necesario.Los rojos pagaron a su vez con su dinero. En el Pleno de 11 de septiembre de 1938 el Ayuntamiento decidió abrir una cuenta corriente en el Banco de Crédito de esta localidad, a nombre del Ayuntamiento con el nombre de"Retenidos", con todo el dinero incautado a los rojos, como desafectos al Régimen que acaudilla el Generalísimo Franco, y pronto en el Pleno de 11 de diciembre de 1938 decidieron que de ese dinero retenido a los rojos, se arreglase el local de la escuela de párvulos, tres dormitorios y una cocina de las monjas de San Vicente de Paúl. De la misma cuenta en el Pleno de 16 de abril de 1939, se aprobó asignar 1100 pesetas para arreglar la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor.También los rojos perdieron sus puestos de trabajo. Joaquín Losilla Gómez, Voz Pública; Felipe Castañer García, guardián de la cárcel de partido; Joaquín Turón Turón, enterrador en el cementerio católico municipal; José Muñoz Pérez, encargado de las aguas públicas; y Pascual Monzón Carrillo, caminero de la huerta.Todo este entramado legislativo citado anteriormente y aplicado en Híjar, convergió en la Ley de Responsabilidades Políticas de 9 de febrero de 1939, promulgada tras la caída del frente catalán y con el inminente triunfo definitivo de la guerra. Todo este castigo económico iba dirigido a reforzar las arcas del franquismo a costa de los considerados culpables de la guerra, y a neutralizar cualquier futura reorganización de los adversariosSiguiendo el artículo La legalización del expolio: la represión económica franquista de Víctor Peñalver Guirao, todas las personas que se mostraron a favor del sistema republicano o habían participado en él, desde 1934 y especialmente durante el gobierno del Frente Popular, o simplemente aquellas que mostraron pasividad ante la irrupción del «Glorioso Alzamiento Nacional», fueron las víctimas de esta ley represora. La Ley vulnera principios jurídicos básicos. Entre ellos, la retroactividad: una ley promulgada en 1939 condena la actividad política –contraria a los valores de una «nueva España» que aún no existía– desempeñada a partir del 1 de octubre de 1934. La ley consideraba delictivos hechos que en el momento de producirse eran legales, rompiendo el principio de nulle crime nulle poena sine lege. Además la gran mayoría de los acusados por responsabilidades políticas habían sido condenados ya por la jurisdicción militar por los mismos hechos, vulnerando el principio jurídico non bis in ídem. Por último, a este entramado judicial fraudulento le siguen aspectos tales como la extensión de la responsabilidad penal a personas muertas, a menores de edad, exiliados, ausentes y desaparecidos, o la transmisión «a modo de herencia» de las sanciones económicas a los familiares en el caso de haber fallecido/desaparecido el condenado.En la página del Rolde de Estudios Aragoneses, que participó en la edición del libro Pagar culpas ya citado, podemos consultar el listado por orden alfabético de las 13.422 víctimas de la represión económica en Aragón. Me referiré a algunas. A Ramón Acín,  pintor, escultor y humorista gráfico, cuyo asesinato fue particularmente avieso y cruel,  se había ocultado provisionalmente en su propio domicilio, pero un día oyó cómo una patrulla fascista había entrado en el piso y maltrataba a su mujer, Conchita Monrás; Acín salió espontáneamente a defenderla y fue detenido, sacado a empellones de su casa y fusilado al poco en las tapias del cementerio de Huesca. Diecisiete días después le ocurría lo mismo a su mujer, sin otra responsabilidad política que haberlo sido. Ya muerto se le impuso una multa de 20.000 pesetas por sentencia de 20-7-1938. A Odón de Buen y del Cos, naturalista español que destacó como fundador de la oceanografía español y que marchó al exilio, una multa de 10.000 pesetas. A Antonio Plano, alcalde socialista de Uncastillo (Zaragoza), torturado brutalmente antes de morir y fusilado el 5 de octubre de 1936, una multa de 25.000 pesetas por sentencia de 28-10-1937, que al no poder ser pagada por su esposa le fueron confiscados su vivienda y todos sus enseres. A José Ignacio Mantecón nombrado gobernador de Aragón en 1937 por el gobierno de la República,  que se exilió a Méjico, una multa de 10 millones de pesetas por sentencia de 26-10-1938. Termino con Bernardo Aladrén, socialista y ugetista, concejal del Ayuntamiento de Zaragoza durante la II República fue asesinado el 9 de agosto de 1936.  Incluso muerto, las autoridades franquistas le sometieron a un juicio en 1941, a través del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de Zaragoza para averiguar su comportamiento político con el objetivo de arrebatarle si tenía algún patrimonio. Su viuda rozando la miseria  y sobreviviendo haciendo faenas por las casas,  fue requerida sin contemplaciones varias veces a declarar ante el tribunal.  Su expediente fue sobreseído  por insolvencia.Como señaló Xavier Domenech, que también es historiador, en la Comisión Constitucional del 8 de marzo pasado, el Tribunal de Responsabilidades Políticas provocó la mayor transferencia de rentas desde la desamortización de Mendizábal en la historia de España. Y mientras en los partidos políticos —y ahí reside el problema— ha habido varias leyes con las que se les ha restituido el patrimonio o se les ha indemnizado, nunca se ha planteado indemnizar también a las familias expoliadas en este periodo.&nbs […]

  • TERUEL Los principales vestigios de la batalla de Teruel, señalizados y divulgados en una web
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 17:22

    http://www.heraldo.es/noticias/aragon/teruel-provincia/teruel/2017/12/15/los-principales-vestigios-batalla-teruel-senalizados-divulgados-una-web-1213981-303.htmlLa ciudad conmemora el 80 aniversario del episodio con actos y la publicación de un libro sobre la repercusión de la contienda en la prensa internacional.Luis RajadelTeruel15/12/2017 a las 06:00El ejército republicano iniciaba por sorpresa hace exactamente hoy (viernes) ochenta años una ofensiva sobre Teruel que desencadenaría una de las batallas más decisivas de la Guerra Civil, marcada además por el crudo invierno de 1937 a 1938. La capital conmemora ocho décadas del episodio más decisivo de su historia reciente con una serie de actos, entre los que figura la puesta en servicio por el Ayuntamiento de la página web www.batallate.es, que aglutina 200 fotografías y una extensa documentación dispersa por distintos archivos, además de informar y divulgar rutas por 20 vestigios de la contienda repartidos por la ciudad y sus diez pedanías que han sido señalizados para su visita turística.La alcaldesa, Emma Buj, ha resaltado en la presentación del portal de internet que, aunque en la ciudad se lleva «mucho tiempo» hablando de la importancia histórica de la batalla librada durante la Guerra Civil, de la necesidad de preservar sus vestigios y de aprovecharlos como recurso turístico, «este es el primer Ayuntamiento que acomete una actuación decidida» para poner en valor los restos de la contienda. Además de la web, se han señalizado emplazamientos relacionados con la batalla dentro de un proyecto costeado con una inversión de 46.044 euros del Fondo de Inversiones. El autor del proyecto, Amador Guillén, ha explicado que al elegir los lugares se ha tenido en cuenta su vistosidad, su interés histórico y su accesibilidad.Buj ha recordado la importancia que tuvo la batalla de Teruel en el contexto de la Guerra Civil y señaló que la visita de sus vestigios puede ser un reclamo turístico. Destacó que los restos señalizados se reparten por todas las pedanías, aunque se trata solo de un «primer paso» en el aprovechamiento de este recurso. El Ayuntamiento trabaja también en el proyecto de un museo sobre aquel acontecimiento.En el marco del 80 aniversario, se presentó ayer el libro ‘Crónicas de fuego y nieve’, de Vicente Aupí y que repasa la extensa cobertura que la prensa internacional dio al acontecimiento, en muchos casos a través de corresponsales de guerra –uno de ellos el premio Nobel Ernest Hemingway–. Aupí ha señalado que, tras Madrid y Barcelona, ninguna otra ciudad tuvo la atención mediática que alcanzó Teruel.El historiador ha añadido que, «sin duda», fue el momento de la historia de la ciudad con más protagonismo internacional. Ha señalado, a modo de ejemplo, que durante los tres meses de la batalla Teruel apareció «día si día no» en el New York Times y, algunos días, «en primera plana».La conmemoración incluye también un programa de actividades promovidas por la Asociación Batalla de Teruel con colaboración institucional, que arrancará hoy con un recital de poemas de Miguel Hernández en el instituto Vega del Turia y terminará el 24 de marzo con una conferencia sobre el cine y la Guerra Civil por Magí Crusells. […]

  • Documentals / Programes especials Ossos que xerren, la fossa dels tres mariandos
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 14:52

    http://ib3tv.com/carta?id=8dcd61ad-aad9-45bb-afc5-350a4c25962bhttps://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1927364567292751&id=321119074583983| Documentals / Programes especials | Ossos que xerren, la fossa dels tres mariandos - OX-01A IB3 A LA CARTA pots tornar a veure Documentals / Programes especials amb data de emissió 02 12 2017Més informacióIB3TV.COM____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ […]

  • València: Justicia inicia la elaboración de un mapa de las fosas comunes de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 14:51

    http://elmeridiano.es/comarca/justicia-inicia-la-elaboracion-mapa-las-fosas-comunes-las-victimas-la-guerra-civil-franquismo/13 Diciembre, 2017RedacciónLa Conselleria de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas ha comenzado a elaborar el mapa de fosas comunes de la Comunitat Valenciana. Así lo prescribe la ley de la Memoria Democrática y por la Convivencia, que ha entrado en vigor este miércoles, veinte días después de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV).La norma prevé la elaboración de un censo de víctimas de la Guerra Civil y la posterior represión franquista y, en su caso, la recuperación de los restos que yacen en las más de 299 fosas localizadas hasta el momento en suelo valenciano.El mapa de las 184 fosas localizadas en la provincia de Valencia se completó en el año 2011 y se envió al Ministerio de Justicia. En la actualidad no existe la posibilidad de consultar ese material, por lo que la Conselleria va a entablar conversaciones con el departamento que dirige Rafael Catalá con el fin de que ese mapa de fosas sea accesible para la ciudadanía.En la provincia de Castellón, el proyecto del Mapa de Fosas de la Guerra Civil y del Franquismo lo realiza un equipo coordinado por dos asociaciones memorialísticas, el Grup de la Recerca de la Memòria Històrica de Castelló y el Grupo para Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia, y en el que participan expertos de la Asociación Científica ArqueoAntro. Técnicos de la Dirección General de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia estudian ya su trabajo, que ha permitido catalogar 86 enterramientos y localizar otras 66, pendientes todavía de catalogación.Por lo que se refiere a la provincia de Alicante, los técnicos de la Conselleria deben todavía verificar el mapa georreferenciado de fosas elaborado por los arqueólogos de la Asociación Científica ArqueoAntro, que ha localizado hasta 90 enterramientos susceptibles de contener restos de víctimas no identificadas.Una vez cerrados estos tres planos provinciales, la conselleria cederá dicha información al Institut Cartogràfic Valencià, que estudiará la incorporación de esos datos de localización a su cartografía oficial.Respecto a la elaboración del censo de víctimas de la Guerra Civil y la posterior represión de la dictadura franquista, ya trabaja en este punto la Cátedra Interuniversitaria de Memoria Democrática de la Comunitat Valenciana, impulsada por la Conselleria y en la que participan a Universitat de València, la Universitat d’Alacant y la Universitat Jaume I de Castellón. Concebida como un grupo de investigación y reflexión de carácter multidisciplinar que analiza las temáticas relacionadas con la memoria democrática valenciana, este jueves presenta su primera memoria de actividades, que permitirá conocer los pasos dados para la elaboración del censo de víctimas.Instituto Valenciano de la Memoria DemocráticaLa norma que entra este miércoles en vigor contempla la creación del Instituto Valenciano de la Memoria Democrática, los Derechos Humanos y las Libertades Públicas que tendrá su sede en la ciudad de Alicante. Este organismo autónomo de la Generalitat será el encargado de realizar las labores de estudio, investigación e impulso de las medidas establecidas en la ley. En él se integra el Consejo Valenciano de la Memoria Democrática, como órgano colegiado consultivo y de participación del movimiento memorialista que opera en la Comunitat Valenciana.La puesta en marcha de este organismo comenzará una vez Les Corts aprueben el Presupuesto de la Generalitat para 2018, que recoge las partidas económicas necesarias para ubicar sus dependencias y dotar a sus servicios del personal necesario para su funcionamiento.Mientras tanto, los técnicos de la Dirección General de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia trabajan ya en la elaboración de los reglamentos que regularán tanto la actividad del Instituto como la propia ejecución de la ley que este miércoles ha entrado en vigor.RelacionadoLa Generalitat asumirá el coste de exhumación e identificación de las víctimas del franquismo con la Ley de Memoria DemocráticaLa consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo ha visitado los trabajos que se están realizando en la fosa 113 del cementerio de Paterna, donde se estima que yacen los restos de entre 52 y 60 personas que fueron fusiladas en dos sacas ejecutadas el…Las fosas de la vergüenzaQuart, Paiporta, Rafelbunyol y Paterna recuperan su memoria históricaLa Generalitat asumirá el coste de exhumación e identificación de las víctimas del franquismo con la Ley de Memoria DemocráticaLa consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo ha visitado los trabajos que se están realizando en la fosa 113 del cementerio de Paterna, donde se estima que yacen los restos de entre 52 y…Inician los trabajos de identificación de las víctimas del franquismo en las fosas comunes de PaternaLa diputada de Memoria Histórica, Rosa Pérez, acompañada por la concejala de Infraestructuras, Núria Campos y el concejal de Protección y Derechos a la Ciudadanía, Julio Fernández junto con el coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica,…Puig insta a trabajar conjuntamente para levantar la 'hipoteca del silencio' heredada de la Guerra Civil y el franquismoEl president de la Generalitat, Ximo Puig, ha instado a las instituciones y asociaciones de víctimas a trabajar conjuntamente con el objetivo de levantar la "hipoteca del silencio" heredada de la Guerra Civil y el franquismo. El jefe del Cons […]

  • Un lugar para la memoria: el Museo Íbero de Jaén y la historia de miles de presos políticos
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 16 décembre 2017 à 09:31

    http://www.eldiario.es/andalucia/jaen/Museo-Ibero-Jaen-historia-politicos-II_Republica-Guerra_Civil-prision-presos_politicos_0_718479118.html  El nuevo museo abierto la semana pasada se ha construido en el terreno donde se encontraba la antigua prisión provincialLa antigua cárcel de Jaén vivió lo años más convulsos de la II República, la Guerra Civil, la dictadura y la democracia hasta 1994En 1941 llego a albergar a alrededor de 4.000 presos cuando tenía capacidad para 150Ana Sola 15/12/2017 - 21:40hCompartir en FacebookCompartir en TwitterAntigua prisión provincial de Jaén ASOCIACIÓN AMIGOS DE LOS IBEROSMÁS INFOSe abre el único museo del mundo dedicado en exclusiva a los íberos cinco años después de lo previstoLa historia interminable del Museo de Arte Ibero de Jaén llega a su finETIQUETAS: museo, iberos,presos políticos, memoria histórica, Jaén, Andalucía, Guerra Civil EspañolaEl 11 de diciembre, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, anunciaba durante la inauguración del Museo Íbero de Jaén que el edificio albergaría una sala dedicada a la memoria histórica. Un compromiso que parte del lugar donde se ha construido el nuevo museo, unos terrenos que albergaron durante sesenta años la prisión provincial de Jaén.Ese lugar era en 1926 una zona de huertos, a las afueras de la ciudad, que el Ayuntamiento de Jaén había comprado para construir el nuevo Cuartel de Infantería. Era la época del reinado de Alfonso XIII, y la zona era conocida como “La Moriana” o “Marroquíes altos”. A un kilómetro del centro urbano, se encontraba junto a una fábrica de Esencias y Colonias (Florpe, SA), un molino de aceite, algunos huertos y el camino de la estación que conducía al ferrocarril.A los servicios de arquitectura del Ministerio de Gracia y Justicia que visitaron ese año los terrenos les pareció el lugar indicado para construir la que sería primera prisión provincial de Jaén construida exprofeso para albergar a reclusos, ya que las existentes hasta el momento habían sido antiguos edificios habilitados para ello. Ni siquiera existía acometida de alcantarillado en el lugar, obras que se comprometió a costear el ayuntamiento.Las obras se realizaron entre 1928 y 1931, fundamentalmente con piedra, hierro y madera, bajo la supervisión del arquitecto del ministerio Agustí Helguero. A su terminación fue uno de los pocos edificios que en los años treinta contaba en Jaén con agua caliente. Construida en forma de cruz, con cuatro patios, contaba con 28 celdas normales de 9,9 metros cuadrados, ocho celdas de castigo de 9,7 metros cuadrados, y siete dormitorios colectivos.El edificio se inauguró a las nueve de la mañana del 8 de agosto de 1932, aunque los presos habían sido trasladados en el verano de 1931, ya que la cárcel vieja (un exconvento del siglo XVII) estaba en ruinas con chinches y piojos.Empezaba así la historia de un edificio que vivió, seis años de gobierno republicano (incluidos los de la guerra civil), dos años de gobierno conservador, 34 años de dictadura y 13 de democracia, hasta que en 1994 fue abandonada y en 2006 derruida para construir el nuevo museo. Fue morada de miles de represaliados, primero conservadores y después en mayor medida republicanos, incluso acogió presos de ETA, todo ello según cuenta Luis Miguel Sánchez Tostado en su libro ‘Historia de las prisiones en la provincia de Jaén’.Con capacidad para 150 presos, en 1934 la prisión alberga solo 23. Al año siguiente durante el bienio conservador, llamado “bienio negro” por las izquierdas republicanas, paso a tener 700 reclusos debido a la gran cantidad de disturbios que se produjeron durante ese periodo.Los 'trenes de la muerte'En los primeros días del levantamiento militar de julio de 1936 la prisión se llenó de políticos, falangistas, miembros del clero, propietarios de tierras y terratenientes de reconocida tendencia conservadora, pasando en unos días a tener un millar de presos. En ese año se vivió uno de los momentos trágicos con la muerte de dos disparos en uno de los patios del jefe de servicios de la prisión, que después fue abandonado por un olivar, posiblemente por funcionarios de la misma, según Sánchez Tostado.De esa cárcel (también de la habilitada en los bajos de la Catedral), salieron los dos trenes, llamados de la muerte, con 565 presos en dirección a la cárcel de Alcalá de Henares (Madrid) ante el miedo de que fuese asaltada. El primer tren llegó a su destino aunque en Atocha murieron 11 personas y hubo un centenar de heridos por el asalto de una multitud. El segundo tren nunca llegó, de los 245 presos se salvaron medio centenar, después de que en la zona conocida como el Pozo del Tío Raimundo en Vallecas (Madrid), una muchedumbre impidió el paso del vagón que fue ametrallado, entre ellos murió el entonces obispo de Jaén.Otro episodio de esa época tuvo lugar tras el bombardeo de Jaén por los franquistas que ocasionó la muerte de más de 155 personas, sobre todo mujeres y niños. Como represalia hubo orden de en la prisión de seleccionar a decenas de presos que fueron asesinados.Sin embargo, fue tras la guerra cuando se vivieron los episodios más oscuros de este edificio. En 1940 a la prisión llegaron los condenados con penas de reclusión mayor y de muerte. Entre 1939 y 1941 se ejecutaron a más de 700 presos que salieron de sus muros hacia el cementerio de San Eufrasio.Y es también en 1941 cuando alcanzó sus cotas de hacinamiento máximo con unos 4.000 reclusos, superando en unas cincuenta veces su capacidad. En los dormitorios para 15 personas convivían entre 80 o 90, en las celdas individuales una decena, que dormían sentados contra la pared. En cada patio (había cuatro), se alojaban entre 700 u 800 reclusos, que se guarecían bajo tenderetes o tiendas improvisadas con mantas. Cuando llovía podían entrar en los pasillos, entonces era imposible andar por el edificio sin pisar a alguien. Los que estaban en las escaleras se ataban a las barandillas para no caer cuando se dormían.Además del hacinamiento, se vivía la desnutrición a causa del hambre y las enfermedades, como los problemas infecciosos, gastrointestinales, problemas respiratorios o renales. Entre 1931 y 1949 murieron en las prisiones de Jaén 360 reclusos por algunas de estas causas. También hubo suicidios, algunos sospechosos, como uno colectivo de tres personas colgadas.En esa prisión estuvo, según el libro de Sánchez Tostado, el pintor Rafael Zabaleta, el propio exdirector de la cárcel, el diputado Peris Caruana, el alcalde Campos Carabá o médicos socialistas como Federico del Castillo o Antonio Casero.Un sangriento intento de fugaUno de los días más tristes y sangrientos se produjo el 24 de septiembre de 1941,festividad de la Merced, patrona de las prisiones, cuando fueron fusilados cinco cabecillas de un intento de fuga en el patio de la cárcel ante un grupo de presos, y después se obligó a desfilar al resto ante los cuerpos. Los disparos todavía podían verse en los muros de la prisión muchos años después, antes de ser derruida. Estas fueron las únicas ejecuciones oficiales en el interior de la prisión.A los siguientes años se fue reduciendo el número de reclusos, aunque la prisión de Jaén siempre tuvo fama de albergar numerosos presos políticos, que se unían en “comunas”, con sus normas específicas, especialmente a partir de los años cincuenta, como las del PSOE, PC, los anarquistas o la CNT. Posteriormente, también habría comunas de grupos terroristas como los GRAPO, FRAP o ETA.En diciembre de 1968 se produjo el primer plante de presos políticos negándose a levantarse del comedor. En esos años llegaron hasta la prisión provincial presos políticos que habían ocasionados incidentes en otras cárceles y en 1974, 46 internos se declaran en huelga de hambre durante un mes.Es a partir de los años setenta cuando se empieza a pedir un traslado de la prisión que se había quedado ya en una de las zonas más características de la ciudad, junto a colegios y mucho paso de gente.Con la muerte de Franco y la amnistía de 1977 la población reclusa pasó de 94 a 43 internos. Es en ese año cuando se produce otro hecho destacado con el motín del 2 de noviembre, en el que participaron 52 de los 64 reclusos. Quemaron algunas de las dependencias, se atrincheraron con colchones y muebles y una veintena se subió al tejado pidiendo amnistía para todos los presos. Todo terminó de madrugada con la actuación de antidisturbios y los bomberos, pero en la hemeroteca, impresiona la foto publicada en Diario Jaén con la imagen de la prisión ardiendo.En los años ochenta se produjeron secuestros, asesinato de otros presos, huelgas de hambre como la del recluso que se cosió la boca para no comer, e incluso intentos de fuga, como el de tres presos que días después asesinaron a un matrimonio en Úbeda y protagonizaron un tiroteo en Granada.Objeto de deseoEn 1991 se inaugura la nueva prisión provincial y el antiguo edificio se mantiene en funcionamiento para internamiento de reclusos en régimen abiertohasta 1994 cuando se levanta acta de desafectación. El edificio es abandonado y objeto de deseo al encontrarse en una zona céntrica de la ciudad. Así en 1995 corre la noticia de que los terrenos saldrían a subasta pública y la Diputación acuerda solicitar la reversión de la totalid ad de los terrenos interponiendo reclamación previa ante la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Ante la falta de respuesta se inicia judicialmente una acción de revocación de donación, que tras pasar por los juzgados de Jaén llega en recurso de casación hasta el Tribunal Supremo.Mientras se produce la lucha política. Hubo acuerdo de todos los partidos políticos para pedir la reversión y que se utilizasen los terrenos para fines culturales o sociales de la ciudad. También hubo enfrentamientos entre partidos y administraciones, dependiendo de quién gobernara en cada una de ellas. Y en noviembre de 1992 se constituye la Iniciativa Ciudadana por la Recuperación de la Cárcel, que organiza el 12 de marzo de 1993, la marcha de las antorchas, en la que unos cientos de personas rodean el edificio. En 1997 se crea la Asociación Amigos de los Iberos, que con su presidenta Pilar Palazón, a la cabeza se une en esa lucha hasta conseguir que se apruebe la instalación de un Museo Ibérico en la antigua prisión.Los muros de este edificio no aguantaron el embate del tiempo y de las obras del aparcamiento subterráneo contiguo y tuvieron que derruirla en 2006. De ella se rescataron algunos objetos simbólicos, como una veleta, unas rejas, alguna cerámica o las garitas.Once años después de que la prisión se viniese abajo ha abierto sus puertas un museo único que dará a conocer la cultura íbera. En sus dos primeros días lo han visitado más de 1.500 personas pero no todos conocen las miles de historias que se vivieron en esos más de 11.000 metros cuadrados ahora en pleno centro de Jaén. […]

  • De la cárcel al manicomio, un maestro segoviano en el ‘gulag’ franquista
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 15 décembre 2017 à 21:38

    http://www.acueducto2.com/de-la-carcel-al-manicomio-un-maestro-segoviano-en-el-gulag-franquista/60839Editado Por Redacción on Dic 15, 2017Es una de las páginas más lacerantes de la represión franquista en Segovia. La vida del maestro de la República Ángel Costa, 37 años preso entre cárceles y manicomios hasta su muerte en Quitapesares en 1973.  45 años después de su fallecimiento en el psiquiátrico  su hijo, hoy octogenario, Jaime Costa, ha publicado su historia en El Maestro y el Cura.En Segovia, tras el 18 de julio, un centenar de maestros nacionales de la República fueron represaliados. Los más ya no volvieron a ejercer, otros padecieron cárcel, sobre una decena fueron fusilados. A Ángel Costa, maestro de Fuentesoto, le conmutaron la pena de muerte por cadena perpetúa pero ya no volvería a ser libre.  “Recorrió casi todas las cárceles del franquismo y casi todos los sanatorios para dementes. Después de la prisión del Cisne lo trasladaron al sanatorio de Ciempozuelos. Posteriormente a Toledo, a la terrible prisión del Puerto de Santa María y en la no menos espantosa de Córdoba”, explica su hijo. Clasificado como paciente de “enajenación mental y pobre”, Ángel recibió la libertad condicional a finales de los 40, por unas horas, pues de modo inminente debía internarse en Quitapesares. “Fue la única vez que le vi en libertad -recuerda Jaime-. Yo era un crío y me dijo: Tienes que ser periodista y contarlo”.Hijo de José Costa, alcalde que fue de La Granja, Ángel estaba llamado a ser la vanguardia de la renovación pedagógica impulsada por la Institución Libre de Enseñanza. Tras obtener la licenciatura de cinco años, y ya casado con Catalina Arribas, la novena de once hijos y también maestra, fue a parar a Fuentesoto. Ahí empezó a aplicar las nuevas didácticas, basadas en la comprensión antes que la sumisión, en despertar la conciencia antes que en adormecerla. Sus métodos laicos, y el hecho de pisar poco por misa, le granjearon la enemistad del cura, el padre Amancio, a pesar de que ambos mantenían una relación respetuosa aunque distante.El mapa de la represiónTras el 18 de julio y a instancias de José María Pemán, un comité local de afines a los golpistas, evaluó a todos los profesores. Había que evitar que la semilla “marxista y masona” se inoculase en mentes inocnentes y torciese con ideas disolventes el genio de la raza, que como no podía ser de otra manera, descansaba en unos correctos cimientos católicos expurgados de toda desviación intelectual. Así que, junto al informe del alcalde y la Guardia Civil, el del cura pesaba en la suerte de aquellos maestros. Alcaldes y guardias avalaron el buen hacer del profesor de Fuentesoto. El cura no. “Contrario en absoluto al Glorioso Movimiento”, “Marxista puro”, “Ateo práctico y teórico”, informó.Ángel ya no volvería a practicar el magisterio, de modo que fue movilizado y remitido al frente con el grado de subteniente. Hombre rebelde y comprometido con la justicia, el suboficial se negó a cumplir una orden, informar sobre las actividades de un soldado canario sospechoso de espionaje. Fue el fin. El tribunal militar, sacando a relucir nuevamente el informe del cura, le condenó al fusilamiento por  “adhesión a la rebelión“, pena conmutada por la perpetua.Empezó ahí el calvario de las cárceles, con montoneras de presos en las peores condiciones. Un año, y otro año, y otro año. A veces en enormes galerías con los reos abrumados por la sarna y la tisis, otras en celdas de aislamiento de no más de dos metros por uno, 22 horas al día y con dos horas de paseo por el patio. En una de ellas Ángel intentó suicidarse. Automáticamente aquello le valió la declaración de “alienado”.En aquella época la psiquiatría española estaba bajo las paradigmas fascistas de Antonio Vallejo-Nájera, que entre otrasbarbaridades, consideraba el marxismo una suerte de degeneración somática de la personalidad. Lobotomías, internamientos estrictos, palos, sesiones de electroshock, completaban el “pack” de la psiquiatría de la época. Ser un “rojo alienado” era una sentencia de muerte social en toda la regla.Tras otro calvario de manicomios, Ángel fue ingresado en Quitapesares. Allí, de vez en vez y durante una hora, podía recibir la visitas de su mujer e hijos. “Yo le vi 20 o 30 veces. Nunca jamás me dio la impresión de demente, de vencido y derrotado sí. Psiquiatras con los que hablé posteriormente me dijeron que mi padre tenía una personalidad esquizoide, que era muy inteligente”, recuerda Jaime. “Me preguntaba mucho por el cura, qué hacía, donde iba, cómo estaba”. Murió de cáncer de estómago -eso pone el parte- en 1973 en Quitapesares.La verdad 40 años despuésJaime Costa Arribas quedó cojo a muy corta edad, al cuidado de su madre, que había recuperado la plaza de maestra por una recogida de firmas de los vecinos. Su magro sueldo se completaba con interminables sesiones de bordado. El sueldo no daba para que Jaime estudiase. Pero tenía cabeza, él solito, por libre, aprobó el bachillerato y luego los dos primeros cursos de magisterio. El curso final ya lo realizó en Segovia. De ahí a la docencia en Cuevas de Provanco, Encinillas, Nava de la Asunción. Se licenció en Filosofía y Letras, especialidad románicas. De ahí al María Moliner, instituto en que se jubiló a finales de los 90. Costa fue durante muchos años secretario de la UNED, donde reconoce haber disfrutado más de la docencia.“Cuando me jubilé empecé a pensar en lo que me dijo mi padre: Cuenta la verdad. En el cura, en todo lo que pasó. Sobre todo en el cura. En 20 años no me dirigió jamás la palabra. Me azuzaba al perro. Me despreciaba. Con la ley de Memoria Histórica mi hermano y yo pudimos ver el expediente del proceso militar. Hace dos años empecé a escribir la novela”.Así sale el Maestro y el Cura, editada por Ediciones Derviche. Narrada en dos tiempos, uno la peripecia del padre y otra la infancia del hijo, el libro, primorosamente escrito, se centra en la confrontación entre cura y maestro recreando el contexto de aquella Castilla profunda de caciques, pobres y curas. “Yo creo que era un hombre inculto, fanático, como eran tantos curas de la época”, explica Jaime. Una figura “renegrecida”, con fama de abusador y libertino, que ante la figura del maestro laico reacciónó de modo implacable y cruel.No hay sin embargo un tono de ajuste de cuentas en el libro-novela. De fidelidad a la memoría sí. De homenaje al padre y sus ideales, todo. Sencillamente, un libro estremecedor.Jaime Costa en la librería Entre Libros. Portada. Romería de San Bernardo, Fuentesoto, años 30. […]

  • Un portugués en la Sevilla de Queipo. Francisco Espinosa Maestre.
    par noreply@blogger.com (Jordi Grau) le 15 décembre 2017 à 21:36

    http://www.eldiario.es/tribunaabierta/portugues-Sevilla-Queipo_6_717138282.htmlA la espera de que algún gobierno se decida a aplicar la legislación relativa a archivos en el ámbito militar, debemos seguir atendiendo a lo que va apareciendo en otros países sobre el golpe del 18 de julio y sus consecuenciasFrancisco Espinosa Maestre14/12/2017 - 22:22hCompartir en FacebookCompartir en TwitterÓSCAR RODRÍGUEZ (ARMH)A la espera de que algún gobierno se decida a aplicar la legislación relativa a archivos en el ámbito militar, debemos seguir atendiendo a lo que va apareciendo en otros países sobre el golpe del 18 de julio y sus consecuencias. En esta ocasión nos referiremos a un documento del que he sabido por la periodista Ana Luisa Rodrigues y que nos proporciona el archivo de José Pacheco Pereira, ya conocido por el magnífico testimonio gráfico que ofreció hace unos años sobre la ocupación de Llerena (Badajoz) por las fuerzas de Castejón, algunas de cuyas imágenes ilustran este artículo.5 de agosto: asesinato de 30 personas cerca de LlerenaHenrique Galvão (1895-1970) era un conocido militar portugués estrechamente ligado a la trayectoria de Salazar y del Estado Novo, a la Emisora Nacional de Portugal que llegaría a dirigir y que años después pasó a la oposición a la dictadura. En un episodio desconocido de su biografía, a comienzos de agosto de 1936 se dirigió a Sevilla con la misión de informar a su gobierno acerca de lo que estaba ocurriendo, presentándose ante las autoridades golpistas como periodista del Diário da Manhã. Como otros militares portugueses, su anticomunismo le llevó a tomar partido abiertamente por los sublevados españoles, destacando en tareas de propaganda a favor de los sublevados. De hecho su misión consistió en observar durante un par de semanas la situación en directo y comunicar sus impresiones. De ello quedó rastro en las siete cartas que envió al gobierno portugués entre el 2 y el 17 de agosto de 1936. Su testimonio es importante tanto por lo que se refiere a Sevilla como por las incursiones que realizó en dirección a Badajoz, Córdoba y Málaga. Además pudo entrevistarse e informar de sus entrevistas con militares, entre los que destacan Queipo y Franco.La imagen que se había formado de Queipo a través de las charlas radiofónicas mejoró considerablemente cuando conversó con él el mismo día de su llegada a Sevilla. Convencido de que se encontraba ante una persona de vasta cultura y que sabía lo que quería, le impresionó la manera firme y rápida con que tomaba las decisiones. Desde un primer momento Galvão se percató de la importancia de la represión, de modo que ya el primer día supo que la primera misión de las columnas de militares y falangistas no era otra que acabar con lo que llamó “focos comunistas”. “Aún hay que hacer una gran limpieza que se está ejecutando con éxito pero que llevará su tiempo”, añadió.5 de agosto: cadáveres de izquierdistas en la Plaza de Llerena.Igualmente Galvão tardó poco en darse cuenta de que lo que parecía información –el mismo día 2 comunicó que se confirmaba la ocupación de Badajoz– no era sino mera propaganda. Sin haber salido aún de Sevilla destacó la desorganización de las fuerzas militares, relacionándola con su poca eficacia en las operaciones que realizaban. Para él, como para los golpistas, todos los enemigos eran comunistas, aunque se tratase del gobernador civil de Huelva Diego Jiménez Castellano, un político moderado de Unión Republicana que impidió una masacre de derechistas pero que para Henrique Galvão era “un grande amador de comunismo” que merecía ser fusilado, como de hecho lo fue el día 4 de agosto juntos con las autoridades militares de la provincia.Convencido por la incesante propaganda fascista de que las atrocidades cometidas por los comunistas eran espantosas, parecía creer que solo se asesinaba a los que eran encontrados con armas en la mano. En Sevilla, decía, eran fusilados al día decenas de “pistoleros” mientras la vida transcurría entre desfiles y alardes militares. Le llamaba especialmente la atención la notable presencia de fascistas italianos y su estrecha relación con Queipo. Desde el primer día, obsesionado por las conexiones entre los comunistas españoles y portugueses, mostró interés por hablar con el “Comandante da Policia Politica”, que no debía ser otro que el capitán Manuel Díaz Criado, delegado de Orden Público, quien le prometió “informações sensacionais”.Agosto del 36: fuerzas fascistas en la plaza de LlerenaEl día 4 decidió acompañar a las fuerzas “do célebre Comandante Castejón” en su recorrido hacia Badajoz. De la brutal operación llevada a cabo por dicho militar en Llerena escribe que “los comunistas fueron completamente rodeados. 300 presos están siendo revisados y serán fusilados a continuación”. Galvão está muy interesado porque han prometido darle todo lo que encuentren sobre las conexiones con los comunistas portugueses. Cita como ejemplo el estandarte encontrado en Coria del Río de la Federación de Repúblicas Comunistas Ibéricas, que iba a ser utilizado en la fiesta del 1 de agosto en la que se esperaba participación portuguesa. Cuando llevaba solo dos días en la ciudad ya apunta que “la represión es tremenda…”. Bastaba una simple sospecha de izquierdismo para acabar en el paredón. Y añade: “A su vez la serie de fusilamientos va instituyendo el hábito de matar”. Galvão, que asistió a varios, cuenta que poco después de salir de El Ronquillo (Sevilla) la columna se detuvo para ejecutar a treinta personas. Le llama la atención que la represión no distinga entre hombres y mujeres y menciona el caso de una mujer asesinada en lugar de su marido, un teniente que ha huido. Concluye: “Con una represión de esta naturaleza, que se completa después por una acción policial intensa y tan inenarrable que aún hoy se fusila diariamente en Sevilla a muchos izquierdistas, es natural que el comunismo español quede por mucho años completamente deshecho”. Y si le llamó la atención que a las dos semanas del golpe se siguiera asesinando, es de suponer lo que debió pensar al saber que se siguió eliminando gente hasta 1945, primero mediante bandos de guerra y después por las pantomimas militares seudojudiciales.Una herida recibida en Llerena en circunstancias que no aclara le obliga a volver a Sevilla. A su regreso, en carta del día 6, escribe sobre la desorganización y la crisis de mando en las fuerzas sublevadas. Le llama la atención que columnas tan poderosas como las que han partido hacia Badajoz avancen solamente treinta kilómetros al día cuando en realidad podrían llegar hasta ochenta. Para Galvão no existe enemigo “en el sentido militar de la palabra, porque si lo hubiese las cosas serían bastante duras”. Además está convencido de que la columna de Castejón ha atravesado por situaciones en las que, de tener ciertos conocimientos militares, un simple pelotón desordenado la hubiera deshecho.El capitán Henrique Galvão solo encuentra a las fuerzas activas, decididas y eficaces en los actos de carácter represivo, su verdadera especialidad. Por otra parte, pese al ambiente de entusiasmo, siente que no hay el menor idealismo en todo lo que ve, sino intereses encontrados en torno al problema de la tierra, al que le ve poca solución. Han pasado cuatro días desde su llegada a Sevilla y escribe: “Los comunistas es natural que desaparezcan de España por algún tiempo, pues no resulta difícil de creer por lo que tengo visto que el número de fusilamientos [en el sur] ya pasa de 30.000. Ayer en una hora vi fusilar a más de cien. Y con una facilidad, un placer, que hacen creíble la cifra oficial”. También dice que en todo el territorio ocupado por los sublevados el número de fusilados por el Ejército va por 80.000. Cabe dudar de estas cifras redondas por más que procedan de las conversaciones que mantenía con individuos como Queipo o Díaz Criado, pero lo que aquí interesa es que, viendo lo que estaba viendo desde el día 2, las considerase creíbles: “No me niego a creerlo tras lo que he visto”, concluye.Cuando el día 6 de agosto Franco llega a la ciudad y establece su cuartel en un palacio, Galvão lo visita. Sabe que uno de los motivos de la frialdad de relaciones entre aquel y Queipo es la locuacidad de este. Observa que con la llegada de Franco la estrella de Queipo decae un poco y se percata de los rumores puestos en circulación sobre su pertenencia a la masonería o sus veleidades republicanas. También capta que los italianos andan siempre en torno a Queipo, mientras que los alemanes se mueven más alrededor de Franco, en cuyo estado mayor hay ocho oficiales alemanes que, según el portugués, se mueven sin la menor reserva. El 9 de agosto, por ejemplo, apunta la llegada a Tablada de cincuenta aviones alemanes. Dice que su misión era ocupar Madrid “con el menor perjuicio para la ciudad y sus habitantes” e “impedir la fuga de los dirigentes”. Ante el despliegue nazifascista y las quejas del propio Queipo, lamenta la escasa presencia portuguesa.La propaganda imperante le lleva a informar de la caída de Mérida, cuando en realidad las columnas ni siquiera han llegado a Almendralejo. No tarda en darse cuenta de la escasa credibilidad que tenían las noticias de la radio, no dudando en afirmar que un 80% de ellas eran simplemente mentiras y bulos. De lo que sí sigue informando fielmente es de la represión. En una carta que lleva fecha del día 9 pero que puede que recoja las impresiones de más días (la siguiente lleva fecha del 13) escribe: “Hoy fueron fusilados en Sevilla 72 hombres, entre ellos abogados, médicos, periodistas y militares de izquierdas. Los juicios fueron sumarísimos. Las ejecuciones se realizan por la mañana en el cementerio y en las calles de los barrios céntricos. En este último caso quedan unas horas en exposición para ejemplo”. Es muy posible que se esté refiriendo a la matanza del 10 de agosto, aniversario del golpe de Sanjurjo en el que fueron asesinadas personas representativas de la etapa republicana. A renglón seguido, como si lo anterior requiriese una justificación, añade que “las atrocidades de los comunistas son horribles”.Su impresión sobre Franco es que se trata de un monárquico que “difícilmente transige con el régimen republicano” y, por encima de todo, “un militar interesado solamente en cuestiones militares”. Galvão percibe que se encuentra a gusto cuando habla de estos asuntos pero que es confuso y vacilante cuando muestra su pensamiento político: “Me da la impresión de que habla sobre una base de lecturas hechas a prisa y mal digeridas”. Compara los cuarteles generales de Franco y Queipo, el primero todo orden y eficiencia y el segundo “un hormiguero donde la gente sale y entra a capricho”.Fuerzas fascistas registran a un fusilado en Badajoz.Ya mejorado de la herida de Llerena asiste a operaciones de carácter policial cerca de Málaga, que describe como “expurgatorias, como aquí las llaman”. El 13 de agosto habla de nuevo con Franco, quien le da noticias sobre la inminente caída de Badajoz. Franco le miente descaradamente al decirle que la operación se ha retrasado porque sus fuerzas no quieren causar daños en la ciudad ni provocar una masacre entre la población civil indefensa. Los bombardeos, le vuelve a mentir, apenas han afectado a la fortaleza y a la plaza de toros, por concentrarse allí los comunistas. En un momento en que todos dicen estar convencidos de la inminente caída de la capital, Franco incluso se permite decirle que la toma de Madrid “no se realizaría antes de fin de mes”.También apunta que los aviones alemanes que ese día realizaron vuelos sobre la ciudad aún llevaban la cruz gamada. El avance de las columnas por Badajoz le vuelve a confirmar su impresión sobre el espíritu indeciso de los mandos. Considera que no hay explicación posible a la lentitud con la que se desarrollan las operaciones y distingue entre “territorio ocupado” y “territorio pacificado”. Y, en prueba de que no se cree las mentiras que le echan sobre el firme deseo de los sublevados de no causar daños en las ciudades y víctimas entre la población civil, concluye: “Las razones invocadas para justificar las demoras, tales como el deseo de proteger las ciudades y las poblaciones, solo puede aceptarlas quien no vio lo que pasa. Deben tomarse como razones políticas de cara al exterior y nada más. En la práctica las ciudades son destruidas y las poblaciones sacrificadas, tal vez más (ciertamente más) que si las operaciones se derivaran de la decisión propia de las operaciones militares…”.En la última nota escribe que el gobierno portugués ha entregado los comunistas que huyeron a Portugal a los ocupantes de Badajoz. “Esta actitud ha sido valorada”, dice. Dichos “comunistas” fueron el alcalde Sinforiano Madroñero y el diputado Nicolás de Pablo, ambos socialistas. Estos y otros, entre ellos dos alcaldes republicanos y ocho portugueses entregados igualmente por la frontera, fueron asesinados en espectáculo público con banda de música el 20 de agosto quedando sus cadáveres en exposición.Cumplida su misión Henrique Galvão volvió a Portugal. Las cartas que escribió del 2 al 17 de agosto constituyen un material de primer orden para conocer qué estaba pasando en Sevilla a las dos semanas del golpe, lo que podría resumirse en muy poca guerra y mucha represión. Dicho de otra forma, Galvão acabó siendo plenamente consciente de que lo que tenía delante no era sino una masacre de proporciones desconocidas. Sus palabras confirman la escasa eficacia de los militares sublevados, formados en las terribles guerras coloniales con Marruecos y capacitados si acaso para enfrentarse al enemigo interno, es decir, frente a obreros y campesinos desarmados o mal armados a los que había que arrebatar a sangre y fuego su victoria en las elecciones de febrero de 1936 y el sueño de la reforma agraria. De ahí que Galvão apreciase poco idealismo en todo aquello. ¿Cuánto hubiera durado el golpe sin la ayuda alemana, italiana y portuguesa? Lo que sí captó sobradamente, por más que esto no le hiciese replantearse su actitud ante lo que veía, fue el plan de terror implantado desde el 18 de julio y esa facilidad y placer con que se estaba aniquilando día tras día a decenas de miles de personas. Quedó asombrado por la eficacia del terror. Solo tras comprender esto pudo explicarse la lentitud de las operaciones y la extraña “guerra” que se desarrollaba ante sus ojos: el objetivo número uno no era ocupar el territorio y conquistar la capital sino arrasar con todo lo relacionado con la República.Ahora ya no son las palabras de Jay Allen, Mario Neves, Marcel Dany, Jacques Berthet o John T. Whitaker las que nos cuentan qué ocurrió en Badajoz, sino las de un militar portugués partidario de la sublevación militar y de las tareas de limpieza que se estaban efectuando. La historiografía neofranquista ha dedicado cientos de páginas a invalidar sus testimonios: hablaban de oídas, mentían, nunca estuvieron donde decían, demuestran lo contrario que pretendían, etc. ¿Qué dirán ahora de Henrique Galvão?Como colofón a las cartas del militar portugués será bueno traer aquí otra novedad en este caso debida a la investigadora Maribel García Lafuente y al archivo de Nantes (Francia). Se trata de un fragmento de la carta que Labib Ben Abdesselam Chaoui, de los Regulares de Ceuta, envía a su padre el 10 de agosto de 1936, en los mismos días en que Galvão andaba elaborando informes para su gobierno. Dice: “No paramos de invadir su país. Cada día ocupamos una ciudad. Y en cada ciudad en la que entramos combatiendo matamos a los habitantes. No paramos de someterlos hasta que su resistencia toca a su fin”.Ahora solo falta que, aparte de contar con lo que nos proporcionan los archivos europeos, podamos acceder a los nuestros. Vamos para ochenta y dos años de aquellos hechos y han pasado treinta y uno desde que legalmente debían de ser accesibles. Es decir, desde 1986. Pasó el PSOE, pasó el PP, volvió y pasó el PSOE con la vana promesa de los “10.000 documentos” y volvió de nuevo el PP con su repugnancia habitual por todo lo que suponga recordar los orígenes de la derecha española. ¿Cuántos años más habrán de pasar? ¿A quién y qué se protege? ¿Acaso la matanza fundacional del franquismo iba también incluida en la amnistía de 1977? […]